Nadezhda Krupskaya y Clara Campoamor

 

Nadezhda Krupskaya (1869 – 1939)

Nadezhda Krupskaya, nació en San Petersburgo en 1869, y murió en Moscú en 1939. Fue la esposa del revolucionario bolchevique Vladimir Illich Ulianov, Lenin, además de una reconocida figura del Partido Comunista Ruso. Fue la responsable de la creación del sistema educativo soviético y pionero del desarrollo de las bibliotecas rusas.

Comisaria de Educación y Secretaria del Comité Central del Partido Bolchevique, acabó la enseñanza secundaria en 1887 y en 1890 mientras estudiaba en el Colegio de Mujeres de su ciudad se convirtió en miembro del Círculo Marxista. De 1891 a 1896 se dedicó a propagar sus ideas revolucionarias en la escuela para obreros.

Conoció a Vladimir Lenin en 1894 y más tarde contrajeron matrimonio. Juntos formaron parte de la organización de la Revolución rusa. En agosto de 1896 fue arrestada y llevada junto a Lenin a su exilio, en un primer momento en Shushenskoye y más tarde en Ufa. En esa época escribió su primer libro “La Mujer Trabajadora”. De 1901 a 1905 vivió junto a Lenin en Alemania, Gran Bretaña y Suiza participando activamente en el movimiento revolucionario y publicando Iskra y Vperyod. A su regreso a Rusia en noviembre de 1905 trabajó como Secretaria del Comité Central del Partido Bolchevique. De 1907 a 1917 de nuevo vivió en el exilio junto a Lenin interesándose en esta época por la educación popular en Rusia y en los países occidentales europeos. Fue miembro de la Sociedad Pedagógica Pestalozzi en Suiza y de los Museos Pedagógicos de Friburgo y Berna escribiendo en este momento una de sus mejores obras: “Gente, Educación y Democracia”.

Con la llegada al poder del Partido Bolchevique en Rusia en 1917 fue nombrada Comisaria de Educación tomando entonces parte activa en la preparación de las leyes educativas, en las actividades encaminadas a luchar contra el analfabetismo, en la organización del sistema de escuelas ruso y en el establecimiento de fundaciones culturales para conseguir una sociedad nueva.

Dedicó mucho tiempo al mundo de la Biblioteconomía siendo además una experta conocedora de la Bibliografía rusa y de las Bibliotecas de la Europa Occidental mostrando, por otro lado, especial interés en las bibliotecas norteamericanas. Tomó parte en la redacción de la legislación sobre bibliotecas rusas incluido el Decreto sobre la Centralización de las mismas. Las conferencias y reuniones más significativas realizadas en el campo de la Bibliotecaeconomía fueron realizadas bajo su supervisión. Krupskaya dio múltiples conferencias sobre la distribución de libros, los problemas en el campo de la ciencia bibliotecaria o la Biblioteconomía, escribiendo además numerosos artículos sobre estos temas. Por último, no se puede olvidar, que también elaboró los principios fundamentales de la Ciencia Bibliotecaria en Rusia, que serían la base del modelo soviético de las bibliotecas en el Siglo XX.

Según este modelo, las bibliotecas tendrían una función cultural-pedagógica importante para con sus usuarios, es decir, el bibliotecario sería un tutor que elaboraba catálogos de carácter educativo. La Biblioteconomía soviética se asentaba sobre principios marxistas-leninistas, hecho que se aplicaría con una presencia masiva de obras de ciencias sociales, especialmente en el campo de las ciencias morales, y teniendo como eje vertebrador al Partido Comunista. La  organización de las bibliotecas se basaba en la clasificación decimal BBK o CBL, iniciándose las tareas de su elaboración en 1922, y siendo terminada en 1959.

Clara Campoamor (1888 – 1972)

Nace en Madrid en 1888 y muere en Lausana en 1972. Política española, pionera de la militancia feminista. Procedente de una familia modesta, estudió la carrera de Derecho al mismo tiempo que trabajaba, y se licenció en la Universidad de Madrid en 1924. Al tiempo que ejercía su actividad como abogada, sus inquietudes políticas le llevaron a aproximarse a los socialistas y a fundar una Asociación Femenina Universitaria.

Con el advenimiento de la Segunda República (1931), obtuvo un escaño de diputada por Madrid en las listas del Partido Radical. Formó parte de la Comisión constitucional, destacando en la discusión que condujo a aprobar el artículo 36, que reconocía por vez primera el derecho de voto a las mujeres.

Los gobiernos de la República le confiaron otros cargos de responsabilidad, como la vicepresidencia de la Comisión de Trabajo, la dirección general de Beneficencia, la participación en la comisión que preparó la reforma del Código Civil o la presencia en la delegación española ante la Sociedad de Naciones. También fundó una organización llamada Unión Republicana Femenina.

No consiguió renovar su acta de diputada en las elecciones de 1933. Y abandonó España en 1938, ante la inminente victoria del alzamiento de los militares reaccionarios; el subsiguiente régimen de Franco no le permitió regresar al país, de manera que permaneció exiliada, primero en Argentina, y, desde 1955 hasta su muerte, en Suiza.

Clara Campoamor fue una gran valedora de la igualdad de derechos de la mujer, en cuya defensa publicó numerosos escritos (como El derecho femenino en España en 1936, o La situación jurídica de la mujer española de 1938).

 

 

(Fuente: Agenda de mujeres comunistas. Frente de Mujer PCM)

Extraido de la web de Gazte Komunistak http://www.gaztekomunistak.org/

Anuncios

Una vez pasados ya los Sanfermines del 2012 es hora de hacer las pertinentes valoraciones. Estos días todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Pamplona salen a la palestra y presentas sus correspondientes valoraciones al grueso de la ciudadanía pamplonesa.

Como todos los años salvo algún incidente aislado (alguna pelea, algún intento de agresión sexista y más de un robo de cartera) poco mas cabe señalar en cuanto a sucesos provocados por la ciudadanía se refiere.  Por contra, durante los Sanfermines de los pasados días se produjeron dos incidentes totalmente evitables que ensombrecieron nuestras afamadas fiestas. Efectivamente, estos dos hechos a los que me refiero fueron los incidentes del Riau-Riau y el brutal y desproporcionado desenlace del popular Encierro de la Villavesa. La gravedad de lo acontecido en estos dos actos no reside en lo incívico de los propios incidentes, sino en la más que reprochable actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como de los responsables del propio Ayuntamiento de Pamplona. Pero vallamos por puntos.

Este año 2012 el señor alcalde de Pamplona se empecino en recuperar el tradicional Riau-Riau pero de una forma más que reprochable. Tras que este acto popular se suspendiera en 1991 y 1996, el señor Enrique Maya nos sorprendió a los pamploneses hace unos meses con la alocada idea de recuperar a todo correr este acto tradicional.

Desde un primer momento se le acuso de ocurrencia populista y desde muy diversos sectores se censuro la misma; representantes de la Policía Municipal, agentes festivos y algún partido político. La tónica general de la crítica era que en estos momentos el distanciamiento entre la clase política y la ciudadanía es abismal, cuestión a  la que el señor alcalde parecía hacer oídos sordos olvidando todo lo que él y sus compañeros de partido habían hecho en los últimos meses: escándalo de las dietas de Caja Navarra, inaceptables recortes en Sanidad y Educación Pública, o la propia actuación presuntamente irregular del señor alcalde en las obras del Palacio del Condestable.

No solo lo comentado hasta el momento enrarecía el ambiente previo a los Sanfermines, sino que apenas unos días antes del inicio de las fiestas se conoció la noticia de que UPN volvía a negar un espacio a la plataforma ciudadana Gora Iruñea! para que llevase a la práctica su programa festivo, el cual era en muchos casos hasta de mayor calidad cultural que el del propio Ayuntamiento.

Con todo ello, los incidentes en el Riau-Riau parecían más que asegurados, y efectivamente, llego el momento y se produjeron los esperados incidentes. Ante todo hay que decir que estos incidentes no pueden ser comprendidos ni justificados bajo ningún concepto, pero aun así hay que reconocer la actitud suicida de UPN en general y de Enrique Maya en particular por intentar recuperar en solitario y dejando de lado al resto de agente festivos una tradición que ya en su momento genero violentas tensiones.

Al respecto del Riau-Riau solo cabe esperar que todos los agentes involucrados en el mismo aprendan de sus errores para que actitudes caciquilmente populistas no lleven a la desaparición definitiva de este acto tan querido por todos los pamploneses.

Una vez finiquitado el tema del Riau-Riau, es obligado hacer referencia  a lo acontecido en el popular Encierro de la Villavesa.

Como viene siendo habitual en los últimos 15 de Julio, infinidad de pamploneses (en la prensa se llego ha hablar de casi 1.500) se negaban a terminar las fiestas sin correr su particular encierro, y a las 8.00 del día 15 allí se encontraban plantados en la cuesta de Santo Domingo dispuestos a correr delante de un falso Induráin.

El peculiar encierro que año tras año va ganando en participación subió la Cuesta de Santo Domingo, cruzo la Plaza Consistorial, derrapo en la Curva de Mercaderes y se adentro en la afamada Calle Estafeta sin problema alguno, hasta que a finales de la Estafeta se topo contra una barrera conformada por agentes antidisturbios de la Policía Municipal.

Los corredores de este particular encierro se quedaron estupefactos ante la chulesca y provocadora actitud de quienes les obstruían el paso. Los agentes de la Policía Municipal de Pamplona, perfectamente uniformados con cascos y escudos antidisturbios, grabaron con una mini cámara en todo momento a los jóvenes corredores, e incluso hubo dos agentes que desde el primer momento rociaron a los intrépidos corredores con sprays de pimienta.

Los agentes de la Policía Municipal que en todo momento se mostraron obcecados en no dejar continuar este encierro popular, únicamente argumentaban que este acto paralizaría la circulación de la ciudad y que retrasaría las tareas de limpieza de la misma.

Por una parte, el presuponer que este particular encierro paralizaría la circulación de la ciudad se antoja inteligible, ya que además de tratarse de un domingo 15 de julio a las 8 de la mañana, únicamente se hubiera cortado un tramo de apenas 20 metros de una sola calle de la ciudad. Y aun y todo, ¿Qué perjuicio hubiera conllevado a la ciudadanía el que se cortase la circulación de esa calle durante apenas 10 o 15 minutos?¿No se cortan infinidad de calles varias horas durante el resto del año para otro tipo de actos religiosos o deportivos?

Por otra parte, la otra acusación de retrasar las tareas de limpieza de la ciudad se antoja igual o más estúpida que la anterior. Tras unas fiestas de semejante magnitud como son los Sanfermines, la práctica totalidad de las calles del centro de la ciudad se convierten en verdaderas escombreras, por lo que lo de retrasar las tareas de limpieza se convierte en otra insulsa falacia, ya que calles por limpiar sobraban ese día a esa hora en esta ciudad, pudiendo dejar la limpieza de esa calle para después de las 8.15 de la mañana.

Como se puede apreciar, las dos únicas escusas que pusieron las autoridades para no dejar desarrollar ese acto con normalidad son meras estupideces caciquiles.

A todo esto, los jóvenes allí congregados siguieron a lo sullo en la calle Estafeta sin hacer caso  a las provocaciones (sprays de pimienta incluidos) de los agentes del orden. Por un lado, los jóvenes no cesaban en su intento de continuar con su fiesta, y por otro lado la Policía Municipal comenzó a tensar el ambiente con desaires y provocaciones a los jóvenes. Con el paso de los minutos el ambiente fue enrareciéndose y tras algún porrazo indiscriminado de la policía, algún joven respondió con el lanzamiento de algún objeto contra los policías allí presentes. En ese momento, por el final de las calle Estafeta apareció una nueva barrera de agentes antidisturbios de la Policía Nacional, y tras abrirse la barrera de la Policía Municipal, los recién llegados emprendieron una brutal y desproporcionada carga contra los jóvenes. Las carreras, golpes y pelotazos indiscriminados se reprodujeron por infinidad de calles de la parte antigua de la ciudad; Estafeta, San Agustín, Calderería, Navarrería, Aldapa, Del Carmen, etc.

Esta vergonzosa actuación policial se prolongo durante casi una hora y fue recogida por numerosas grabaciones. Esta brutal actuación se enmarca en la habitual práctica de estrangulamiento por parte de UPN a cualquier tipo de acto o movimiento popular que no sea manejado o dirigido por sus propios tentáculos.

Desde que la señora Barcina (hoy en día Presidenta del Gobierno de Navarra) llegara a la alcaldía de la ciudad, UPN se afanado en censurar cualquier acto cultural que nazca de la población pamplonesa; fiestas de los barrios, olentzeros populares, actividades de Gora Iruñea! o el propio Encierro de la Villavesa.

Primero fue Yolanda Barcina y hoy en día es Enrique Maya quien se ocupa de sustentar un modelo de Sanfermines muy poco popular, en el que la ciudadanía es una mera invitada que no puede involucrarse en la organización ni en la puesta en práctica de los mismos.

Ante el gris que durante años lleva predominando en el programa festivo de los Sanfermines, cada vez somos más los que exigimos que se deje participar a la ciudadanía en la organización de sus fiestas a través de órganos del propio Ayuntamiento como es La Mesa de los Sanfermines o a través de plataformas populares como Gora Iruñea!.

Unos Sanfermines multiculturales, interidentitarios y más populares son posibles por mucho que desde los despachos de UPN se opongan a ello.

Paulina Ordena García, Aurora Picornell y Soledad Real

Paulina Ordena García (1911 – 1936)

Conocida como Lina Odena –Militante Comunista española, nacida el 22 de enero de 1911 en Barcelona y muerta el 14 de septiembre de 1936 junto al Pantano de Cubillas, Granada.

Dirigente de las Juventudes Comunistas Catalanas, tomó las armas en la Revolución de Octubre en Cataluña. Fue Secretaria General del Comité Nacional de Mujeres Antifascistas. Formó parte del Socorro Rojo Internacional.

Comandante del Ejército luchó en el Frente Sur al inicio de la Guerra Civil. Lina Odena tenía un batallón que llevaba su nombre. Cuando estaba a punto de ser capturada por las tropas moras de Franco se suicidó en septiembre de 1936.

Aurora Picornell (1912 – 1937)

Nace en Palma de Mallorca en 1912 y muere en Porreres en 1937. Política y sindicalista y una de las principales dirigentes del PCE de Palma de Mallorca. Militante de la Liga Laica de Mallorca. Organizó el sindicato de modistas. Tras la Revolución minera de 1934 impulsó la reorganización del Socorro Rojo Internacional. Fue responsable del Secretariado de la Mujer del Comité provincial de Baleares del PCE. Tras el golpe militar de 1936 fue detenida y fusilada en el cementerio de Porreres.

 

 

Soledad Real (1917 – 2007)

Nace en 1917 en Barcelona y muere en el 2007 en la misma ciudad. Fue una de esas militantes indispensables en la resistencia antifranquista y en el retorno de la democracia a España. Como comunista, fue condenada a 20 años de prisión por la dictadura. Impulsó los movimientos de mujeres y de vecinos, y tuvo una estrecha relación con la Librería de Mujeres de Madrid.

En 1936 ingresa en las Juventudes Socialistas Unificadas de Cataluña. Colaboró con la movilización contra la rebelión militar y ayudando a la resistencia de la Barceloneta. Participó en la creación de la Alianza Nacional de la Dona Jove. Tras la caída de Cataluña se refugió en Francia, pasando nueve años en campos de refugiados. En noviembre de 1939 las autoridades francesas la devuelven a España. De nuevo en Barcelona, participó en la reconstrucción del PSUC y de las JSUC. Es detenida y condenada a treinta años de cárcel, de los que cumplirá dieciséis. En 1957 quedó en libertad provisional, con prohibiciones de volver a Barcelona y se instala en Madrid, teniendo una participación en el movimiento vecinal a través del Movimiento Democrático de Mujeres. Esta comunista y feminista, como ella se definía volvió a Barcelona donde murió el 6 de febrero de 2007.

 

 

(Fuente: Agenda de mujeres comunistas. Frente de Mujer PCM)

Extraido de la web de Gazte Komunistak http://www.gaztekomunistak.org/

Cuando hace casi ya un año tras las elecciones forales salto la noticia de que UPN y PSN iban a formar Gobierno conjuntamente, muchos fueran las voces que pronosticaron un muy breve recorrido a este gobierno inusual. Pues bien, tras apenas recorrer doce meses gobernando juntos, hace unas semanas fue  la presidenta Yolanda Barcina la que decidió mandar al paro al hasta entonces vicepresidente Roberto Jiménez.

Durante toda la campaña electoral previa a las pasadas elecciones forales, el muy de izquierdas PSN (marca regional en navarra del PSOE) no dudo en cargar tanto contra gestión de Miguel Sanz al frente de los últimos Gobiernos Forales, como contra la gestión de Yolanda Barcina al frente del Ayuntamiento de Iruña. Los intentos de disfrazarse de izquierdas de los socialistas navarros fueron constantes durante toda la campaña electoral, a ninguna ingenua persona en la que hubiera calado la campaña de los socialistas, ni por asomo se le podía pasar por la cabeza el que su voto serviría para seguir manteniendo en el Palacio de Navarra a la rancia derecha representada por UPN. Aun y todo, muchos fuimos los que a todo pulmón intentamos desenmascarar el presunto izquierdismo del PSN durante toda la campaña electoral, cosa que no sirvió de mucho a la vista del resultado.

Pasada la campaña electoral y las correspondientes elecciones, el PSN se vio en la situación de ser la pieza angular que apuntalaría el Gobierno de Navarra, ya fuera apoyando al derechista UPN, o intentando formar un posible Gobierno en coalición con el resto de fuerzas progresistas o de izquierdas. El resultado fue el que fue, y tras demostrar su propia falta de perjuicios a la hora de engañar y defraudar a su electorado, el PSN liderado por Roberto Jiménez aposto por formar un Gobierno con quien en teoría tendría que ser uno de sus más representativo enemigos (políticamente hablando).

Tras unas breves negociaciones que incluso parecieron precocinadas con anterioridad, el PSN entro en el Gobierno Foral y obtuvo la Vicepresidencia del Gobierno, dos consejerías, e infinidad de cargos de libre designación.  Tanto desde fuera como desde dentro de las bases del propio PSN, se acuso a sus dirigentes de travestismo político, de engaño electoral y de que únicamente les preocupasen las poltronas y los sillones. Aun con esto, la dirección del partido hizo oídos sordos y decidió apostar firmemente por ir de la mano de la señora Barcina.

Fueron pasando los meses, y tras el verano llegaron los primeros enfrentamientos internos. Pronto llegaron la elecciones Generales, y el PSN tuvo que verse humillado a nivel nacional por su socio de Gobierno. La falta de escrúpulos de la señora Barcina le permitió recomponer sus antiguas relaciones con el PP e ir de la mano de este a las elecciones Generales, a la par que seguía Gobernando en Navarra con el PSN. La foto de Barcina en la sede de Génova escoció y mucho entre los socialistas, pero su servilismo y la cómoda situación de sus cargos, les permitió seguir hacia adelante con ese ilógico Gobierno.

Los meses siguieron pasando, y los problemas siguieron creciendo dentro del Palacio de Navarra, hasta que el enfrentamiento entre Álvaro Miranda (Consejero de Economía de UPN), Yolanda Barcina (Presidenta del Gobierno de UPN) y Roberto Jiménez (Vicepresidente y miembro del PSN) fue insostenible. Las constantes discrepancias acerca de la real situación económica de nuestra comunidad, hizo que Yolanda Barcina decidiera desprenderse de la noche a la mañana del señor Roberto Jiménez tras acusarlo de deslealtad al Gobierno. Inmediatamente, las otras dos consejeras del PSN decidieron presentar su dimisión a Barcina, y el Gobierno en coalición se vio herido de muerte.

Ante la nueva situación, la señora Barcina tiro de su habitual chulería y altanería, y decidió seguir gobernando en minoría, ya que ni con el apoyo de sus serviles excolegas del PP tampoco alcanzaría una mayoría que le permitiese gobernar cómodamente.

Llegados a este punto, nos encontramos hoy en día con un Gobierno de Navarra en minoría frente a un Parlamento de Navarra fragmentado que día tras día clama ante las beligerantes medidas económicas del Gobierno de UPN. La presidenta se niega a anticipar una convocatoria de elecciones, y todo parece indicar que intentará gobernar en minoría vía Decreto Ley hasta que le sea posible. Muchas son las voces que no le creemos mucho más recorrido a este Gobierno, y apostamos porque el próximo otoño volveremos a tener Elecciones Autonómicas.

En este escenario, el PSN ha demostrado su falta de escrúpulos e ideología política a la par que ha sido humillado de forma atroz por UPN. Todo hace indicar que el PSN va a sufrir un hundimiento electoral sin precedente alguno, quizás únicamente le salve de seguir los pasos del extinguido CDN el hecho de formar parte de un proyecto nacional, porque de cualquier otra manera, la desaparición de este partido se antojaría inevitable.

Por otra parte, una vez más UPN se ha catalogado a sí mismo de fuerza política traidora de la que no te puedes fiar. Ya lo sufrió primero el CDN, y ahora ha sido el PSN el que se ha visto manejado y ridiculizado.

Con todo esto, la ciudadana navarra tiene que sacar sus propias consecuencias. Tiene que darse cuenta del derechismo puro y duro de UPN (recortador y destructor del Estado del Bienestar haya donde los haya), y de la carencia de conciencia e ideología política del PSN. Este partido ha engañado y ha estafado seriamente a todos aquellos navarros que el 22 de mayo del año pasado le confiaron su voto. Todos ellos han visto como cuando creían confiar su voto a un partido que se tildaba a sí mismo de izquierdas, lo que realmente hicieron fue encumbrar en el Gobierno de Navarro al derechismo barciniano.

A nadie se le escapa que estamos viviendo unos momentos de vértigo en los que, día tras día, nos despertamos sobresaltados con una mezcla de temor e incertidumbre sobre cuál será la sorpresa, no ya del viernes -como anunciara el presidente Rajoy-, sino del día. Cuando no es el nivel de deuda, son los tipos de interés; cuando no es la prima de riesgo, es un nuevo agujero presupuestario. Basten dos ejemplos para darnos cuenta de lo esquizofrénico de la situación, donde nada funciona con la racionalidad que se le supone a los mercados.

Tras el reciente rescate a la banca española por importe de 100.000 millones de euros, el presidente Rajoy se afanaba en anunciar una pronta bajada de la prima de riesgo. Sin embargo, para desconsuelo de todos, sucedió lo contrario, y la prima de riesgo escaló a posiciones nunca vistas hasta entonces. En este mismo sentido, antes de celebrarse las elecciones griegas, desde las tribunas mediáticas se presagiaban las mayores tormentas si los griegos votaban por opciones radicales. España -nos decían-, se juega mucho en las elecciones griegas. Acabamos de conocer que la candidatura conservadora es la que mayor número de apoyos ha recibido, por lo que la prima se debería relajar, dada la disposición del partido ganador a no cuestionar los términos del rescate griego y garantizar y respetar los acuerdos con los acreedores internacionales. Sin embargo, a pesar de estos resultados, la prima de riesgo española alcanzó (lunes 18 de junio a las 15 horas) su máximo histórico, al llegar a los 589 puntos. ¿Es que los mercados son irracionales? Veamos lo que hay tras estos episodios.

En mi opinión, tras estos episodios se esconde un objetivo oculto y dos grandes mentiras. La primera gran mentira es que el déficit y la deuda pública son los causantes de todos los males de nuestra economía. No hay mucho espacio en este artículo para desmontar la total falta de rigor de esta afirmación, pero baste decir que en 2007 el superávit de las administraciones públicas alcanzó los 23.368 millones, cifra que representaba un 2,23% del PIB. Fueron unos extraordinarios datos y permitieron reducir la deuda pública al 36,2% del PIB, su nivel más bajo de los últimos 25 años. Estas cifras demuestran que al comienzo de la crisis las finanzas públicas estaban más que saneadas, por lo que no habría que insistir en medidas que únicamente apuntaran al sector público. El problema, o al menos uno de los problemas, hay que localizarlo en el abultado importe de deuda privada (familias y empresas, pero sobre todo bancos y cajas de ahorro), consecuencia del crédito fácil y sin control, que a finales de 2011 ascendía al 250% del PIB, habiendo experimentado crecimientos superiores al del PIB en los años previos a la explosión de la burbuja inmobiliaria.

La segunda gran mentira, heredera de la anterior, es que los ajustes y la política de austeridad nos sacaran de la crisis. Esta receta, ni funcionó en los años de la Gran Depresión (ver con mayor detalle La economía del miedo de Joaquín Estefanía, edit Círculo de lectores, 2011), ni está funcionando ahora. Con relación a la Gran Crisis del 29, no hay que olvidar que fueron los estímulos públicos los que posibilitaron la recuperación económica mediante un ambicioso programa de inversión pública apoyado en una política monetaria que suministraba liquidez a las finanzas públicas. Si alguien piensa que la crisis económica pasa factura a todos los gobernantes, que mire a los Estados Unidos de los pasados años treinta, donde Franklin Roosevelt ganó cuatro elecciones presidenciales consecutivas apoyándose en las medidas de estímulo a la economía. Roosevelt aprendió de Keynes que es absurdo suponer que se puede estimular la actividad económica dejando caer el gasto. En la situación actual, los ajustes presupuestarios y los recortes de gasto público no van al origen del problema, sino que lo agravan y tienen otra finalidad. Es la agenda oculta.

Y esa agenda oculta esconde un guion perfectamente diseñado desde hace varios años por la gran banca y los poderes financieros internacionales, uno de cuyos brazos más activos lo constituyen los planes de pensiones privados. Efectivamente, el objetivo es el control por las entidades privadas de aseguramiento de los ingentes recursos que suponen las pensiones públicas administradas por la Seguridad Social. Para ello se valen de todo tipo de artimañas. Desde la creación de un clima de confusión e incertidumbre con respecto a la viabilidad del sistema público de pensiones (retrasos en la edad de jubilación, rebajas en las cuantías, etcétera), hasta una bien diseñada política de promoción de los planes privados de pensiones mediante la concesión de enormes ventajas fiscales. Pero lo más deleznable lo encontramos en la letra pequeña del recientemente aprobado plan de rescate de la banca española. Me explico.

A pesar de las torpes explicaciones ofrecidas por el equipo económico del Gobierno, hoy sabemos que los 100.000 millones de euros del rescate computan como deuda de primer nivel. Quiere esto decir que tiene prioridad absoluta frente a cualquier otra deuda que tenga contraída el Estado, incluidos los compromisos por pensiones. Esto explica que, al contrario de lo que suponía el ministro De Guindos, la prima de riesgo no bajara, sino que subiera tras la aprobación del rescate. Y subió porque los acreedores internacionales saben que su deuda se coloca tras los 100.000 millones del rescate, por lo que exigen mayores intereses al Estado español. Y, lógicamente, cuando haya que atender el pago de los 100.000 millones (así como de sus intereses), habrá menos recursos para cumplir con los compromisos por pensiones.

Convendría, por tanto, que se explicara en cuantos foros fuera necesario las consecuencias de esta oscura operación. De no hacerlo de esta manera, seguiremos pensando que hay una agenda oculta que encierra un siniestro guión sustentado en grandes mentiras. Nos merecemos otro trato.

 

Pablo Archel Domench, Profesor de Economía Financiera y Contabilidad

El rescate es inútil

ES inútil porque la banca española está quebrada. Si algún día los bancos y cajas pudieran recuperar el 50% de la deuda de promotores y constructores, por importe de 400.000 millones, que ya es una perspectiva optimista, los 100.000 millones de euros que parece que va a prestar Europa apenas bastarían para cubrir las pérdidas. Desde luego, no para restablecer el flujo del crédito a “familias y empresas” como gusta decir Guindos.

Pero es más inútil aún porque con una economía en recesión y en la que la gente está intentando reducir su endeudamiento excesivo todas las recapitalizaciones equivalen a tirar el dinero a la alcantarilla. Que se lo pregunten a los clientes y empleados de Bankia o Banca Cívica que fueron extorsionados por sus entidades para que acudieran a las emisiones de capital del año pasado y que han perdido dos tercios de lo que pusieron. O a todas las personas que han sido engañadas con las preferentes y las subordinadas. La banca española se ha recapitalizado en 38.000 millones de euros entre 2008 y 2011 y no ha servido para nada. Sólo sobreviven aquellos cuyo negocio está fuera, como el Santander y el BBVA.

El rescate sólo tiene una finalidad, proteger a toda la cadena que va desde los especuladores en terrenos hasta los grandes bancos internacionales (a los que bancos y cajas españolas deben 465.000 millones de euros), pasando por inmobiliarias, cajas, bancos españoles privados, para que no pierdan los beneficios ilegítimamente obtenidos con la especulación del ladrillo de los últimos 10 años.

El rescate es dañino

El rescate es dañino porque al final la deuda la asume el sector público. De repente pasaremos a tener un 10% del PIB más de deuda pública lo que se traducirá en más intereses a pagar y, con la tónica del gobierno actual, más recortes. Además, a un tipo de interés del 3%, acaban de sumar tres décimas del PIB al déficit público.

El rescate es dañino porque le va a dar el control a cualquiera: ministros, banqueros y burócratas europeos sobre una parte muy importante del sistema financiero español (las antiguas cajas de ahorros). Y todo acabará privatizado.

Y sobre todo, el rescate es dañino porque con un sector público más endeudado y una parte importante del sector financiero en manos extranjeras, las posibilidades de políticas que conduzcan a salir de la crisis se reducen aún más. Lo cual se traducirá en más paro, más recortes y más sufrimiento para la mayoría de la gente.

Rescatar a la gente  y al sector público

El rescate que se necesita es el de la gente y del sector público. Eso requiere, en primer lugar, aliviar la carga de la deuda hipotecaria originada por la vivienda principal, hasta reducirla a un porcentaje asumible de la renta y, eventualmente, aplazándola para las personas en paro. Y en segundo lugar, denunciar la deuda pública ilegítima, es decir, aquella contraída a consecuencia del rescate a los bancos, de los intereses excesivos pagados por la deuda y, en general, de toda aquella deuda que no esté justificada por un desfase entre los ingresos públicos y los gastos de inversión y mantenimiento de los servicios públicos.

Estas medidas imprescindibles deben recaer sobre los acreedores. En el caso de la deuda pública se puede excluir a los ahorradores particulares y empresas no financieras que apenas llegan al 3,5%. Evidentemente, la devaluación de la deuda y de las hipotecas recaerá especialmente sobre la banca, pero no hay ninguna necesidad de rescatarla sino, por el contrario, de crear una banca pública adecuada a las necesidades reales de la economía y la sociedad españolas. De hecho, habría además que nacionalizar al menos el suelo urbano.

Junto a lo anterior es necesario un aumento de los impuestos. Aparte de la recuperación del impuesto sobre el patrimonio, de la fiscalidad de los ingresos de capital y de la lucha contra el fraude, debe considerarse el aumento de la tributación de las rentas más altas de forma progresiva empezando a partir de los superiores a 30.000 euros anuales, lo que no llega al 20% de los declarantes. La mitad de los asalariados y asalariadas reciben un salario inferior a 19.000 euros al año y el salario medio está en 22.500 euros. También debe evaluarse la implantación un impuesto sobre los activos financieros de las empresas (financieras y no financieras).

Con estas medidas se puede financiar un plan de relanzamiento económico basado en la recuperación de los servicios públicos básicos y en un programa de empleo para todas las personas en paro. A partir de ahí, se puede enfrentar en mejores condiciones la reconversión del modelo productivo basada en las necesidades sociales, la recuperación del medio ambiente y el control democrático de la economía.

¿Qué no es políticamente posible? Pues tendrá que serlo porque lo que no es posible es salvar a la banca y a la gente a la vez.

 

Maite Mola y Paco Jiménez, PCE-EPK e IUN-NEB.

Tras décadas de oscurantismo político y recetas económicas neoliberales que han llevado a la vieja Europa al borde del colapso capitalista, este próximo domingo existe la esperanzadora oportunidad de virar el maltrecho rumbo de nuestra economía.

Desde hace unos pocos meses, los pueblo bañados por el Mediterráneo empezaron a despertar de su putrefacto letargo capitalista. La ciudadanía harta de la situación político-social-económica, decido comenzar a despojarse de las arcaicas cadenas que le oprimían.

La ciudadanía decidió resucitar su espirito combativo, e infinidad de movilizaciones como las Huelgas Generales de Grecia, el español movimiento 15M, las marchas contra los recortes sociales, o las últimas Huelgas Mineras en Asturias, surgieron por toda Europa.

El resurgir de los pueblos no solo quedó en las citadas movilizaciones, sino que en los últimos procesos electorales acontecidos en nuestro continente, el aire fresco de la izquierda transformadora sufrió un notable avance. Ejemplo de ello, son los resultados de Izquierda Unida con sus aliados de la Izquierda Plural en las pasadas elecciones  Generales del Estado Español, los buenos resultado cosechados por la izquierda en los pasados comicios autonómicos acontecidos en Andalucía y Asturias, o el más que meritorio desahucio del derechista Nicolás Sarkozy del Gobierno francés.

Pero llegado a este punto, el próximo domingo la clase trabajadora griega tiene la oportunidad de convertirse en vanguardia europea. Tras años de feroz crisis económica, tras sangrantes rescates-intervenciones de la UE, tras brutales desajustes sociales impuestos por la antidemocrática Troika, en apenas unos días se producirán unos nuevos comicios en el país heleno, en el que todas las encuestas y sondeos dan como vencedora a la coalición izquierdista  Syriza.

Esta joven coalición presenta un ambicioso programa electoral de izquierdas que algunos han llegado a calificar de radical o revolucionario. El programa electoral de esta formación liderada por el joven Alexis Tsipras, es el mejor intento por buscar una salida social, justa y sostenible de la crisis que nos azota. ¿Si la ciudanía griega no ha sido la culpable de la crisis, porque va a tener que cargar ella sobre sus espaldas las consecuencias de esta gran estafa capitalista? Pretender que sean los banqueros sin escrúpulos, los políticos corruptos y los especuladores financiaros lo que tengan que pagar la crisis que ellos mismo crearon no es ser radical, es ser honesto con la ciudadanía y coherente con tu propia idolología.

Por ello, la caverna mediática europea, la derecha neoliberal comunitaria, y todo el orden capitalista europeo en general, han puesto todas sus cartas sobre la mesa y están proyectando una asquerosa campaña de acoso y derribo contra este partido político, con el único fin de seguir sustentando su putrefacto sistema político-económico-social cueste lo que les cueste.

Esta es una oportunidad única que no solo la clase trabajadora griega no puede perder, sino que quizás el futuro de toda la clase trabajadora de la Unión Europea dependa del resultado de estos comicios. Un hipotético gobierno de izquierdas en Grecia, puede marcar el devenir político-económico de todos los pueblos de la Unión Europea.

Hoy más que nunca la Europa de los Pueblos tiene que hacer frente a la Europa de los banqueros, de los especuladores y de la derecha neoliberal.  Por el momento ellos nos van ganando, pero quizás a partir de este  domingo podamos invertir esta situación.

Desde aquí, solo me queda mandar todo mi apoyo y ánimo a los compañeros de Syriza y a la clase trabajadora griega en general.

¡El domingo a llenar las urnas griegas de votos rojos! ¡Ánimo Syriza! ¡No pasarán!