Archivos de la categoría ‘Izquierda Unida’

Referendum YALas formaciones políticas Izquierda Unida, Iniciativa per Catalunya Verds, Chunta Aragonesista, EQUO, Compromís, Confederación de Los Verdes, Alternativa Socialista, Izquierda Anticapitalista, Espazo Ecosocialista Galego, Batzarre, reunidas esta mañana en la sede del Ateneo de Madrid han acordado hacer pública esta declaración conjunta.

 La grave situación de crisis económica, social, ambiental y política que vive nuestro país ha propiciado la abdicación del monarca y el intento acelerado de imponer al pueblo otro rey, sin que la voluntad del pueblo sea tenida en cuenta.

El 70% de la población de este país no tenía edad de votar cuando en 1978 se aprobó la actual Constitución. Por eso exigimos que el pueblo, en el que reside la soberanía, hable y decida, a través de un Referéndum, si quiere Monarquía o República, si quiere Monarquía o Democracia, y apostamos decididamente por abrir un proceso constituyente donde todas las instituciones puedan ser elegidas por la ciudadanía.

Por ello, hacemos un llamamiento a las fuerzas políticas, sociales, culturales y a todos aquellos ciudadanos y ciudadanas que quieren ejercer su legítimo derecho a decidir cómo queremos gobernarnos, a reclamar juntos un Referéndum para que el pueblo decida e iniciar el camino a un país más justo, más democrático y más solidario.

 Así mismo queremos impulsar y apoyar cuantas movilizaciones e iniciativas populares tengan entre sus objetivos lo antes descrito y, especialmente, las convocadas para este fin de semana y para el próximo día 11 de junio cuando se debata el Proyecto de Ley de Abdicación.

Esta ‘Declaración del Ateneo’, firmada por las antedichas formaciones, queda abierta a cuantas fuerzas políticas, sociales, culturales, sindicales y personas quieran sumarse a ella.

En el Ateneo de Madrid, a 5 de junio de 2014

Gráfico resultado elecciones europeas.Pasadas ya las elecciones europeas y conocidos más que de sobra los resultados que arrojaron (PP 26%, PSOE 23%, Izquierda Plural 9.9%, Podemos 7.9%, UPyD 6.5%, PNV+CIU+CC 5.4%, ERC 4%, C´S 3.1%, EH Bildu 2% y Primavera Europea 1.9%) toca analizarlos y valorarlos.

En primer lugar, lo primero que se aprecia al analizar los resultados son dos cosas, la gran abstención y la brutal caída del bipartidismo.

En estas elecciones europeas más del  54% de la ciudadanía con derecho a voto no acudió a ejercerlo. La elevadísima abstención no puede entenderse sino como un toque de atención aún sistema político incapaz de dar solución a las inquietudes de la ciudadanía, la cual cada vez se ve más alejada del sistema y de sus partidos. Así mismo, el perfil bajo de la campaña electoral de los dos principales partidos (PP y PSOE) y el apagón mediático sufrido por el resto de formaciones no ha sido capaz de movilizar a un electorados que ve las instituciones europeas demasiado lejanas e inservibles.

En cuanto a la caída del bipartidismo solo se puede calificar de brutal. Mientras que en las penúltimas Elecciones Europeas del 2009 la suma de los porcentajes de voto de PP y PSOE superó el 80%, en estas últimas el porcentaje del bipartidismos apenas llegó al 49%, un severo golpe al bipartidismo que abre un nuevo tiempo en el panorama político español tras décadas de antidemocrático turnismo político del corrupto PPSOE.

La segunda lectura que podemos hacer de los resultados electorales es el gran auge de la izquierda transformadora.

Por un lado, Izquierda Unida – La Izquierda Plural consolida el crecimiento electoral que viene experimentando desde las Elecciones Municipales/Autonómicas de 2011, pasando de un 3.73% del voto en las Elecciones Europeas de 2009 a un 9.9% del voto en las actuales, convirtiéndose en una verdadera alternativa transformadora al hasta ahora hegemónico PSOE.

Pero si ha habido una sorpresa electoral, esa sin lugar a dudas esa ha sido la meteórica irrupción en el panorama político Podemos, plataforma surgida en torno al televisivo Pablo Iglesias y a la ya existente Izquierda Anticapitalista. En apenas 4 meses de andadura y tras no fructificar un acuerdo de convergencia programática con IU, Podemos ha sabido aprovechar la presencia mediática de su popular líder para llegar a sectores a los que tradicionalmente no conseguía llegar la izquierda transforma, para con un impresionante 7.9% de los votos obtener 5 escaños.

Por tercera y última lectura analítica en lo que a los datos arrojados se refiere, toca mencionar la consolidación del crecimiento de UPyD que obtiene el 6.5% de los votos, los buenos resultados de las distintas planchas nacionalistas (PNV+CIU+CC 5.4%, ERC 4% y EH Bildu 2%) y la aparición de dos fuerzas nuevas como C´S 3.1% y Primavera Europea 1.9%.

Pues bien, dejando ya a un lado la mera lectura analítica de los resultados, toca hacer una valoración política de los mismos y sobre todo del nuevo escenario que se abre en el panorama político español.

La absoluta derrota del hasta ahora hegemónico bipartidismo, pone de manifiesto lo agotado del sistema político actual y se puede interpretar como un golpe sobre la mesa de una ciudadanía totalmente alejada del Régimen actual. Mientras que en gran parte de Europa la caída de sus respectivos bipartidismos ha supuesto el ascenso del neofascismos populista, en España por el contrario ha supuesto el auge de la izquierda transformadora representada por Izquierda Unida -La Izquierda Plural y Podemos.

Los 11 escaños obtenidos por la izquierda transformadora (6 IU y 5 Podemos) aún quedan lejos de los 14 obtenidos por el PSOE, pero indudablemente abren un nuevo tiempo ante la progresiva caída de un PSOE totalmente desacreditado que ve como a su izquierda está floreciendo una verdadera alternativa transformadora.

A la izquierda del PSOE, IU y Podemos hacen creer a la ciudadanía en un alternativa real hasta ahora no conocida. IU, con su habitual buen trabajo en las instituciones y en los movimientos sociales ha sabido afianzar a su electorado e incluso ha logrado atraer a parte del electorado socialista obteniendo más de 1.500.000 de votos. Podemos por su parte ha logrado llegar a sectores a los que IU no había llegado nunca. Aprovechando el poder mediático de su televisivo líder y con un discurso e imagen fresco y novedoso, la plancha creada en torno a Pablo Iglesias e Izquierda Anticapitalista ha conseguido romper definitivamente el Régimen bipartidista.

IU y Podemos.Ahora la pregunta es clara, ¿Qué deben hacer IU y Podemos? La respuesta no es para nada sencilla, pero ahí va mi reflexión. IU y Podemos con un alto nivel de coincidencia programática llegan a distintos sectores de población pero a su vez totalmente complementarios. La alternativa transformadora requiere indudablemente de una mayoría social trabajadora aglutinada entorno a una alternativa programática concreta que rompa definitivamente con el orden económico, político y social imperante.

En estos momentos, muchos quieren llevar el debate a si IU y Podemos deben coaligarse, a si IU debe ceder ante Podemos o Podemos ante IU, a si la aparición de Podemos ha sido un golpe a la metodología tradicional de IU o un impulso al conjunto de la izquierda transformadora española, etc. Pero en mi opinión, el debate debería orientarse en torno a ¿es posible aglutinar a la mayoría social trabajadora entorno a una alternativa programática construida por IU y Podemos? Yo creo que sí, pero para ello desde ahora mismo tanto IU como Podemos deberían comenzar a trabajar en un programa transformador de mínimos con vistas a las próximas elecciones locales y autonómicas en las cuales se puede asestar el golpe definitivo al orden imperante.

Comencemos a trabajar sin personalismos, sin dogmatismos, y sin absurdos clichés orgánicos en la alternativa anticapitalista, y una vez edificado el esqueleto de la alternativa ya alicataremos la misma.

La oportunidad de cambiar el curso de la Historia es hoy más evidente que nunca, ¿vamos a desaprovechar esta oportunidad?

el poderEl próximo domingo 25 de mayo tendrán lugar las elecciones europeas y con ellas llega una nueva ocasión de pulsar el ánimo de una ciudadanía cada vez más pisoteada por las políticas austericidas.

Tras una campaña electoral de perfil bajo en la que los partidos del sistema (PP y PSOE) han centrado su actividad en ocultar sus desvergüenzas, en pelearse por dilucidar qué partido había recibido una peor herencia de su predecesor, y en afirmar contra viento y marea que no son lo mismo, llegamos al final de la campaña con una más que probable abstención sin precedentes, fruto del hartazgo ciudadano con la llamada clase política y de la errónea percepción lejana que tiene la ciudadanía de las instituciones comunitarias.

La gran parte de las encuestas dan por ganador al PP del señor Cañete (lo de señor lo diremos por educación porque después de escuchar sus declaraciones machistas…), seguido por un PSOE que continua desangrándose,  y acechando un escalón por debajo Izquierda Unida y UPyD que experimentan fuertes subidas. Por último, queda por destaparse la incógnita de que pasará con otras formaciones surgidas en los últimos meses al calor del debilitamiento de los dos principales partidos.

Conocidos ya los resultados que predicen las encuestas, surge la pregunta del millón, ¿Cómo es posible que el PPSOE siga ganando las elecciones? La respuesta es muy fácil, porque al corrupto sistema que nos oprime le interesa que así siga siendo.

La galopante abstención no es fruto de la casualidad. El bipartidismo imperante cual sistema turnista más propio de siglos pasados, se afana por hacernos creer que no hay más alternativa que la del ya conocido PPSOE. La Ley de Medios, los Sistemas Electorales, los debates cara a cara, y todo el resto de artimañas bipartidistas intentan abocarnos a elegir entre lo mismo, y más de lo mismo.

A día de hoy, inmersos en una crisis capitalista sin precedentes, en el marco de la Europa Neoliberal en la que estamos inmersos una salida social y popular a la crisis se antoja inviable si no es de la mano del resto de pueblos oprimidos. Todas y cada una de las políticas austericidas que sufrimos a día de hoy en el estado español vienen impuestas desde Europa por la famosa Troika (Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y Comisión Europea) y amparadas por el respaldo del PPSOE y sus correligionarios europeos (conservadores-liberales y socialdemócratas votan juntos en el Europarlamento el 73% de la veces). El creer que lo que se decide en Europa no nos afecta es el culmen de lo absurdo cuando desde Europa hasta se nos impuso la antidemocrática reforma del Artículo 135 de la Constitución para consagrarla al neoliberalismo económico.

¿Pero hay alternativa a esta Europa del Capital? Claro que sí que hay alternativa, la Europa de la Gente. Frente a la Europa Capitalista de los Tratados de Maastricht y de Lisboa debemos apostar por una Europa de los Pueblos, en la que los derechos e intereses de la ciudadanía se antepongan a la de especuladores y usureros.

Estas Elecciones Europeas son mucho más que unas simples elecciones, son el primer asalto de un combate contra la Troika, contra el Bipartidismo y contra el Sistema Imperante que seguirá la primavera que viene con las Elecciones Locales/Autonómicas y que culminará en otoño con las Elecciones Generales.

Ante la creciente tendencia de declive del bipartidista PPSOE, la izquierda anticapitalista nos plantamos ante un reto sin precedentes, convertirnos en alternativa transformadora. El contexto actual requiere de altura de miras y de alianzas programáticas y estratégicas de la mayoría social trabajadora: la veteranía política, el mundo del trabajo, la juventud precaria, y los movimiento sociales entre otros, juntos y junto con el Poder de la Gente contra el Capital.

Este domingo la clase trabajadora nos jugamos mucho más que un puñado de eurodiputados y eurodiputadas, nos jugamos comenzar ganando la batalla transformadora que nos lleve hacia la República y el Socialismo.

Yo lo tengo claro y por ello votaré a la candidatura de Izquierda Unida – La Izquierda Plural. Y tú, ¿vas a seguir dejando que te pisoteé el sistema?

El próximo domingo vuelven a tener lugar elecciones autonómicas en dos comunidades del Estado Español. Esta vez son Galicia y Euskadi las comunidades que acudirán a las urnas para dilucidar cuál será su futuro político durante los próximos cuatro años.

Por una parte, en Galicia, tierra de caudillos y feudo histórico de la derecha política, por primera vez se presenta una coalición de izquierdas compuesta por Esquerda Unida (la marca gallega de IU), ANOVA y EQUO entre otros. Esta nueva coalición electoral pretende irrumpir por primera vez en el Parlamento Gallego, para dar voz y llevar a las instituciones a la clase trabajadora gallega. En una tierra en la que las caciquiles políticas de PP, la corrupción de la falsa izquierda representada por el PSOE y el nacionalismo del BNG han sido la nota monótona en la política durante décadas, por primera vez parece que la Izquierda real puede llegar a las instituciones, y esa Izquierda no es otra que Alternativa Galega de Esquerdas.

Por otra parte, en Euskadi tras un fallido Gobierno del PPSOE, se presentan unos comicios que parecen ser centrados en la cuestión nacional. Por un lado el bloque españolista formado por PP y PSOE se centran en cargar contra el nacionalismo vasco, y por otra lado el bloque nacionalista formado por PNV y BILDU los cuales espoleados por la resaca nacionalista de Catalunya se centran en intentar engañar a la ciudadanía haciéndoles creer que su único enemigo no es otro que el Estado Español. Dejando de lado la estúpida y en estos momentos irrelevante cuestión nacional, defendiendo los derechos y los intereses de los parados, de los desahuciados, de los jóvenes sumidos en la precariedad y de la clase trabajadora vasca en general, se presenta por primera vez Ezker Anitza-IU. Ezker Anitza, la cual hay que recordar que es la única referencia de Izquierda Unida en el País Vasco, a pesar de contar con la ha habitual manipulación mediática en su contra,  haciendo caso a las encuestas parece que contara con más de un representante en el Parlamento Vasco.

Aun no hay nada hecho ni en Galicia ni en Euskadi, por ello el próximo domingo rebélate y llena las urnas de votos de izquierdas.

¡VOTA ALTERNATIVA GALEGA DE ESQUERDA, VOTA EZKER ANITZA-IU!

La X Asamblea Federal de IU se presenta como una oportunidad para dar respuesta al reto de la Izquierda en estos momentos clave de la lucha de clases, en la que el capitalismo del siglo XXI, el especulativo, a través de sus brazos, el armado, con la OTAN, el político, con los partidos de la derecha autoritaria, y el social, desde los movimientos anti-política, trata de consolidar su dominio ideológico imponiendo un nuevo modelo de relaciones sociales y laborales sustentado en un nuevo sistema institucional, que dé soporte constitucional a una nueva correlación de fuerzas.

En este nuevo sistema que se pretende imponer, los derechos no existen. La vivienda, el trabajo, la sanidad, la educación, etc. deben administrarse como negocios sobre la base de la rentabilidad económica porque no existen servicios públicos sino oportunidades para el negocio. Creen que la liberalización debe ser lo más amplia posible y las relaciones laborales deben de estar desregularizadas.

Para avanzar en sus objetivos deben separar a la población de la política. Para ello los partidos son desautorizados todos por igual, los sindicatos, difamados, las movilizaciones se convierten en problemas de orden público y hasta las organizaciones empresariales deben de ser desarticuladas para que sea el capital especulativo, a través de sus terminales, quien imponga sus decisiones directamente, sin intermediarios, con la mínima contestación posible.

En este marco, el retroceso de la situación de la mujer es un elemento ideológico de primer orden para recuperar el control de la familia tradicional como instrumento al servicio de la ideología dominante.

Al mismo tiempo, necesitan difuminar las caras de los culpables de la crisis. Ahora se culpabiliza a la ciudadanía, a la que se le dice que ha ‘vivido por encima de sus posibilidades’, y cambian también el significado de la palabra austeridad. En lugar de significar una gestión adecuada y sin excesos de los recursos públicos para cumplir con las necesidades de la sociedad, quieren utilizar la austeridad para justificar recortes y eliminar derechos sociales.

En la misma lógica, la culpa que tienen la Banca en la crisis se cambia por la criminalización de ayuntamientos y autonomías para recuperar un Estado centralista, mas fácil de controlar. El objetivo de esta ofensiva ideológica de la derecha es romper la acumulación de fuerzas que empezaba a producirse contra el bipartidismo y los causantes directos de la crisis.

Por lo tanto, cada vez está más claro que el capital especulativo, así como la derecha política y económica tienen un proyecto de sociedad que tratan de desarrollar de una forma suave para evitar respuestas, intentando ganar batallas sin plantar cara. Una vez conseguido el dominio ideológico buscaran dar el golpe de gracia, situar fuera del sistema a las fuerzas que lo cuestionen, utilizar todos los instrumentos que se han ido construyendo estos años para que la ‘nueva dictadura’ entre sin violencia, aunque a la hora de la verdad aparecerá la fuerza (ya está apareciendo), es decir, toda la violencia institucional que sea necesaria para mantener su dictadura.

La derecha, ampliando el camino iniciado por el PSOE, realiza un proceso constituyente para configurar una nueva realidad social e institucional. La Constitución de 1978 le resulta pequeña para sus intereses. Esta Constitución, a pesar de sus debilidades y de dar soporte a la monarquía, tiene potencialidades que, desarrolladas, podrían significar avances sociales e institucionales que ellos entienden que deben ser eliminados y sustituidos por una nueva legislación que permita asentar el dominio del capital sobre la economía y la sociedad.

Por ello, es importante que denunciemos las intenciones de la derecha de desarrollar cambios sin abrir un proceso constituyente y exigir que se abra ese proceso con transparencia, con la participación directa de la ciudadanía que se pretende excluir. Para ello es fundamental impulsar un movimiento en el que la ciudadanía reclame ahora el protagonismo. Debe ganarse la hegemonía en este proceso porque la derecha ideológica nos la disputa en nuestro mismo terreno, en el de las capas populares, y lo hace porque quiere situar a la mayoría de la población a favor de una salida tecnócrata y anti-política de la crisis.

La izquierda debe superar debates testimoniales, vacíos de contenido. Para ello debemos ser capaces de construir un proyecto que confronte con el que el capital especulativo trata de imponer. Debe darse una batalla de las ideas para que la mayoría real ciudadana, la que sufre la crisis, se constituya en mayoría social y política para ser motor del cambio necesario para construir una salida social y democrática a la crisis para avanzar hacia el Socialismo en este siglo XXI.

Debemos construir la alternativa democrática, federal, anticapitalista, republicana que confronte con el plan antidemocrático, centralista, reaccionario que defiende el PP como brazo político del capitalismo especulativo. Éste debe ser el objetivo político de la X Asamblea Federal de IU, es decir, cómo llenar de contenido cultural y social nuestra propuesta y, desde ella, cómo ampliar las alianzas sociales y políticas para ganar esta fase de la lucha de clases, en la que no podemos olvidar el marco europeo y el internacional.

Surge así la necesidad de recuperar, en primer lugar, la democracia, comenzando por revertir la prioridad que ahora se le ha dado a los mercados y romper con la trampa de la deuda, obligando al sector financiero español a cargar con sus propios errores. Se requieren luchas y reformas que sitúen al Estado bajo el control directo de la ciudadanía para permitir iniciativas de democracia directa y participativa que rescaten lo público de los ‘mercados’. La reivindicación republicana y los proyectos constituyentes deben conectar tanto con la resistencia a los recortes como con las demandas de ‘democracia real ya’.

Al mismo tiempo, debemos hacer frente a una integración europea antidemocrática y neoliberal oponiendo un proyecto de integración democrática y cooperativa, con intercambios entre Estados solidarios planificados, y un sistema monetario y financiero controlado democráticamente.

Esta alianza deberá enfrentarse con la previsible intervención de nuestro país por los poderes económicos europeos, bien con el disfraz de un ‘Gobierno de salvación nacional’ o con una ‘dictadura tecnocrática’ descarada. Deben cuestionarse los bloqueos legales, institucionales y jurídicos que posibilitan las políticas de austeridad, empezando por la estabilidad presupuestaria y siguiendo por las reglas del juego de la UE: libre circulación de capitales, prohibición de financiación a través del Banco Central, etc.

Todo esto significa dar un paso más en la Convocatoria Social hacia una mayor implicación con el movimiento sindical y los movimientos sociales en un proyecto de sociedad. De hacerse desde la voluntad de que la mayoría social que nuestras propuestas representan vayan ganando también a la mayoría real de la población. Esta propuesta debe ser objeto de una reflexión amplia y colectiva en el marco de la X Asamblea. Este es el reto.

Artículo de opinión de José Luis Centella, portavoz parlamentario de IU en el Congreso, publicado en Nueva Tribuna

Cuando tras conocerse los resultados electorales de las pasadas elecciones andaluzas se plantearon dos posibles escenarios de actuación para IU Andalucía; apoyar un gobierno del PSOE desde dentro o desde fuera (la posibilidad de permitir un gobierno del PP estuvo descartada en todo momento), muchas fueron las voces que alertaron del peligro que podía correr la federación de izquierdas si decidía formar gobierno con los socialistas andaluces. Militantes tanto de IU Andalucía como de otras federaciones regionales advertimos del riesgo que podía conllevar el formar un gobierno de izquierdas con quien durante varias décadas no ha hecho sino sucumbir a los intereses de los poderosos. Muy gráfica fue la advertencia de Juan Manuel Sánchez Gordillo (Diputado Andaluz de IU y líder del CUT-BAI); Quien se baña con los puercos inevitablemente acaba oliendo como ellos.

Tras realizar un proceso de negociación y una consulta a las bases de IU Andalucía, la dirección de la organización opto por formar un gobierno en coalición con el Partido Socialista de Andalucía en el que tres Consejerías de la Junta recaerían en miembros de IU.

Pasadas apenas unas semanas de la toma de posesión, la Junta de Andalucía anuncio hace unos días un plan de recorte de 2.700 millones de euros. Inmediatamente la indignación creció tanto en el conjunto de la ciudadanía Andalucía como en el seno de la propia IU. Tras que varios órganos internos de IU Andalucía mostraran su más absoluto rechazo a este plan de recortes, los Consejeros de la Junta de IU obligaron al resto de la Junta a paralizar el citado plan.

Respetando en todo momento la soberanía de los compañeros de Izquierda Unida de Andalucía, por el bien de este proyecto político federal, el resto de afiliados a esta organización tenemos el deber moral de exigir tanto a la dirección de IU Andalucía como a los propios miembros del Gobierno andaluz afiliados a IU que reculen y echen atrás de forma definitiva  los recortes anunciados hace apenas unas semanas.

Es cierto que la coaccionaría amenaza de intervención del Gobierno del señor Rajoy se cierne sin piedad sobre esta comunidad, pero ante todo esta organización tiene que tener en el centro de sus políticas a la ciudadanía, y si en la actualidad se antoja imposible para los consejeros de IU de la Junta de Andalucía rebelarse y desobedecer los dictados neoliberales del PP y de los mercados, por el bien del proyecto federal de esta organización deberían romper el pacto de gobierno con el PSOE y abandonar inmediatamente todas sus responsabilidades dentro de la Junta de Andalucía.

En estos momentos de brutal crisis económica el conjunto de la clase trabajadora española va examinar con lupa la actividad de IU en la Junta de Andalucía, y bajo ningún concepto nuestra organización debe defraudar o traicionar a los miles de ciudadanos españoles que decidieron confiarle su voto.

Hoy más que nunca es necesario el buscar una salida social, justa y de izquierdas a la crisis, y si desde la Junta de Andalucía no se va  poder realizar por la injerencia de terceras personas (llámese Partido Socialista de Andalucía o Gobierno de Mariano Rajoy), la dirección de IU Andalucía tendrá que tomar una decisión coherente con sus principios por muy dolorosa que pueda llegar a ser la misma.