Archivos de la categoría ‘Hay alternativas’

Gráfico resultado elecciones europeas.Pasadas ya las elecciones europeas y conocidos más que de sobra los resultados que arrojaron (PP 26%, PSOE 23%, Izquierda Plural 9.9%, Podemos 7.9%, UPyD 6.5%, PNV+CIU+CC 5.4%, ERC 4%, C´S 3.1%, EH Bildu 2% y Primavera Europea 1.9%) toca analizarlos y valorarlos.

En primer lugar, lo primero que se aprecia al analizar los resultados son dos cosas, la gran abstención y la brutal caída del bipartidismo.

En estas elecciones europeas más del  54% de la ciudadanía con derecho a voto no acudió a ejercerlo. La elevadísima abstención no puede entenderse sino como un toque de atención aún sistema político incapaz de dar solución a las inquietudes de la ciudadanía, la cual cada vez se ve más alejada del sistema y de sus partidos. Así mismo, el perfil bajo de la campaña electoral de los dos principales partidos (PP y PSOE) y el apagón mediático sufrido por el resto de formaciones no ha sido capaz de movilizar a un electorados que ve las instituciones europeas demasiado lejanas e inservibles.

En cuanto a la caída del bipartidismo solo se puede calificar de brutal. Mientras que en las penúltimas Elecciones Europeas del 2009 la suma de los porcentajes de voto de PP y PSOE superó el 80%, en estas últimas el porcentaje del bipartidismos apenas llegó al 49%, un severo golpe al bipartidismo que abre un nuevo tiempo en el panorama político español tras décadas de antidemocrático turnismo político del corrupto PPSOE.

La segunda lectura que podemos hacer de los resultados electorales es el gran auge de la izquierda transformadora.

Por un lado, Izquierda Unida – La Izquierda Plural consolida el crecimiento electoral que viene experimentando desde las Elecciones Municipales/Autonómicas de 2011, pasando de un 3.73% del voto en las Elecciones Europeas de 2009 a un 9.9% del voto en las actuales, convirtiéndose en una verdadera alternativa transformadora al hasta ahora hegemónico PSOE.

Pero si ha habido una sorpresa electoral, esa sin lugar a dudas esa ha sido la meteórica irrupción en el panorama político Podemos, plataforma surgida en torno al televisivo Pablo Iglesias y a la ya existente Izquierda Anticapitalista. En apenas 4 meses de andadura y tras no fructificar un acuerdo de convergencia programática con IU, Podemos ha sabido aprovechar la presencia mediática de su popular líder para llegar a sectores a los que tradicionalmente no conseguía llegar la izquierda transforma, para con un impresionante 7.9% de los votos obtener 5 escaños.

Por tercera y última lectura analítica en lo que a los datos arrojados se refiere, toca mencionar la consolidación del crecimiento de UPyD que obtiene el 6.5% de los votos, los buenos resultados de las distintas planchas nacionalistas (PNV+CIU+CC 5.4%, ERC 4% y EH Bildu 2%) y la aparición de dos fuerzas nuevas como C´S 3.1% y Primavera Europea 1.9%.

Pues bien, dejando ya a un lado la mera lectura analítica de los resultados, toca hacer una valoración política de los mismos y sobre todo del nuevo escenario que se abre en el panorama político español.

La absoluta derrota del hasta ahora hegemónico bipartidismo, pone de manifiesto lo agotado del sistema político actual y se puede interpretar como un golpe sobre la mesa de una ciudadanía totalmente alejada del Régimen actual. Mientras que en gran parte de Europa la caída de sus respectivos bipartidismos ha supuesto el ascenso del neofascismos populista, en España por el contrario ha supuesto el auge de la izquierda transformadora representada por Izquierda Unida -La Izquierda Plural y Podemos.

Los 11 escaños obtenidos por la izquierda transformadora (6 IU y 5 Podemos) aún quedan lejos de los 14 obtenidos por el PSOE, pero indudablemente abren un nuevo tiempo ante la progresiva caída de un PSOE totalmente desacreditado que ve como a su izquierda está floreciendo una verdadera alternativa transformadora.

A la izquierda del PSOE, IU y Podemos hacen creer a la ciudadanía en un alternativa real hasta ahora no conocida. IU, con su habitual buen trabajo en las instituciones y en los movimientos sociales ha sabido afianzar a su electorado e incluso ha logrado atraer a parte del electorado socialista obteniendo más de 1.500.000 de votos. Podemos por su parte ha logrado llegar a sectores a los que IU no había llegado nunca. Aprovechando el poder mediático de su televisivo líder y con un discurso e imagen fresco y novedoso, la plancha creada en torno a Pablo Iglesias e Izquierda Anticapitalista ha conseguido romper definitivamente el Régimen bipartidista.

IU y Podemos.Ahora la pregunta es clara, ¿Qué deben hacer IU y Podemos? La respuesta no es para nada sencilla, pero ahí va mi reflexión. IU y Podemos con un alto nivel de coincidencia programática llegan a distintos sectores de población pero a su vez totalmente complementarios. La alternativa transformadora requiere indudablemente de una mayoría social trabajadora aglutinada entorno a una alternativa programática concreta que rompa definitivamente con el orden económico, político y social imperante.

En estos momentos, muchos quieren llevar el debate a si IU y Podemos deben coaligarse, a si IU debe ceder ante Podemos o Podemos ante IU, a si la aparición de Podemos ha sido un golpe a la metodología tradicional de IU o un impulso al conjunto de la izquierda transformadora española, etc. Pero en mi opinión, el debate debería orientarse en torno a ¿es posible aglutinar a la mayoría social trabajadora entorno a una alternativa programática construida por IU y Podemos? Yo creo que sí, pero para ello desde ahora mismo tanto IU como Podemos deberían comenzar a trabajar en un programa transformador de mínimos con vistas a las próximas elecciones locales y autonómicas en las cuales se puede asestar el golpe definitivo al orden imperante.

Comencemos a trabajar sin personalismos, sin dogmatismos, y sin absurdos clichés orgánicos en la alternativa anticapitalista, y una vez edificado el esqueleto de la alternativa ya alicataremos la misma.

La oportunidad de cambiar el curso de la Historia es hoy más evidente que nunca, ¿vamos a desaprovechar esta oportunidad?

El rescate es inútil

ES inútil porque la banca española está quebrada. Si algún día los bancos y cajas pudieran recuperar el 50% de la deuda de promotores y constructores, por importe de 400.000 millones, que ya es una perspectiva optimista, los 100.000 millones de euros que parece que va a prestar Europa apenas bastarían para cubrir las pérdidas. Desde luego, no para restablecer el flujo del crédito a “familias y empresas” como gusta decir Guindos.

Pero es más inútil aún porque con una economía en recesión y en la que la gente está intentando reducir su endeudamiento excesivo todas las recapitalizaciones equivalen a tirar el dinero a la alcantarilla. Que se lo pregunten a los clientes y empleados de Bankia o Banca Cívica que fueron extorsionados por sus entidades para que acudieran a las emisiones de capital del año pasado y que han perdido dos tercios de lo que pusieron. O a todas las personas que han sido engañadas con las preferentes y las subordinadas. La banca española se ha recapitalizado en 38.000 millones de euros entre 2008 y 2011 y no ha servido para nada. Sólo sobreviven aquellos cuyo negocio está fuera, como el Santander y el BBVA.

El rescate sólo tiene una finalidad, proteger a toda la cadena que va desde los especuladores en terrenos hasta los grandes bancos internacionales (a los que bancos y cajas españolas deben 465.000 millones de euros), pasando por inmobiliarias, cajas, bancos españoles privados, para que no pierdan los beneficios ilegítimamente obtenidos con la especulación del ladrillo de los últimos 10 años.

El rescate es dañino

El rescate es dañino porque al final la deuda la asume el sector público. De repente pasaremos a tener un 10% del PIB más de deuda pública lo que se traducirá en más intereses a pagar y, con la tónica del gobierno actual, más recortes. Además, a un tipo de interés del 3%, acaban de sumar tres décimas del PIB al déficit público.

El rescate es dañino porque le va a dar el control a cualquiera: ministros, banqueros y burócratas europeos sobre una parte muy importante del sistema financiero español (las antiguas cajas de ahorros). Y todo acabará privatizado.

Y sobre todo, el rescate es dañino porque con un sector público más endeudado y una parte importante del sector financiero en manos extranjeras, las posibilidades de políticas que conduzcan a salir de la crisis se reducen aún más. Lo cual se traducirá en más paro, más recortes y más sufrimiento para la mayoría de la gente.

Rescatar a la gente  y al sector público

El rescate que se necesita es el de la gente y del sector público. Eso requiere, en primer lugar, aliviar la carga de la deuda hipotecaria originada por la vivienda principal, hasta reducirla a un porcentaje asumible de la renta y, eventualmente, aplazándola para las personas en paro. Y en segundo lugar, denunciar la deuda pública ilegítima, es decir, aquella contraída a consecuencia del rescate a los bancos, de los intereses excesivos pagados por la deuda y, en general, de toda aquella deuda que no esté justificada por un desfase entre los ingresos públicos y los gastos de inversión y mantenimiento de los servicios públicos.

Estas medidas imprescindibles deben recaer sobre los acreedores. En el caso de la deuda pública se puede excluir a los ahorradores particulares y empresas no financieras que apenas llegan al 3,5%. Evidentemente, la devaluación de la deuda y de las hipotecas recaerá especialmente sobre la banca, pero no hay ninguna necesidad de rescatarla sino, por el contrario, de crear una banca pública adecuada a las necesidades reales de la economía y la sociedad españolas. De hecho, habría además que nacionalizar al menos el suelo urbano.

Junto a lo anterior es necesario un aumento de los impuestos. Aparte de la recuperación del impuesto sobre el patrimonio, de la fiscalidad de los ingresos de capital y de la lucha contra el fraude, debe considerarse el aumento de la tributación de las rentas más altas de forma progresiva empezando a partir de los superiores a 30.000 euros anuales, lo que no llega al 20% de los declarantes. La mitad de los asalariados y asalariadas reciben un salario inferior a 19.000 euros al año y el salario medio está en 22.500 euros. También debe evaluarse la implantación un impuesto sobre los activos financieros de las empresas (financieras y no financieras).

Con estas medidas se puede financiar un plan de relanzamiento económico basado en la recuperación de los servicios públicos básicos y en un programa de empleo para todas las personas en paro. A partir de ahí, se puede enfrentar en mejores condiciones la reconversión del modelo productivo basada en las necesidades sociales, la recuperación del medio ambiente y el control democrático de la economía.

¿Qué no es políticamente posible? Pues tendrá que serlo porque lo que no es posible es salvar a la banca y a la gente a la vez.

 

Maite Mola y Paco Jiménez, PCE-EPK e IUN-NEB.

Tras décadas de oscurantismo político y recetas económicas neoliberales que han llevado a la vieja Europa al borde del colapso capitalista, este próximo domingo existe la esperanzadora oportunidad de virar el maltrecho rumbo de nuestra economía.

Desde hace unos pocos meses, los pueblo bañados por el Mediterráneo empezaron a despertar de su putrefacto letargo capitalista. La ciudadanía harta de la situación político-social-económica, decido comenzar a despojarse de las arcaicas cadenas que le oprimían.

La ciudadanía decidió resucitar su espirito combativo, e infinidad de movilizaciones como las Huelgas Generales de Grecia, el español movimiento 15M, las marchas contra los recortes sociales, o las últimas Huelgas Mineras en Asturias, surgieron por toda Europa.

El resurgir de los pueblos no solo quedó en las citadas movilizaciones, sino que en los últimos procesos electorales acontecidos en nuestro continente, el aire fresco de la izquierda transformadora sufrió un notable avance. Ejemplo de ello, son los resultados de Izquierda Unida con sus aliados de la Izquierda Plural en las pasadas elecciones  Generales del Estado Español, los buenos resultado cosechados por la izquierda en los pasados comicios autonómicos acontecidos en Andalucía y Asturias, o el más que meritorio desahucio del derechista Nicolás Sarkozy del Gobierno francés.

Pero llegado a este punto, el próximo domingo la clase trabajadora griega tiene la oportunidad de convertirse en vanguardia europea. Tras años de feroz crisis económica, tras sangrantes rescates-intervenciones de la UE, tras brutales desajustes sociales impuestos por la antidemocrática Troika, en apenas unos días se producirán unos nuevos comicios en el país heleno, en el que todas las encuestas y sondeos dan como vencedora a la coalición izquierdista  Syriza.

Esta joven coalición presenta un ambicioso programa electoral de izquierdas que algunos han llegado a calificar de radical o revolucionario. El programa electoral de esta formación liderada por el joven Alexis Tsipras, es el mejor intento por buscar una salida social, justa y sostenible de la crisis que nos azota. ¿Si la ciudanía griega no ha sido la culpable de la crisis, porque va a tener que cargar ella sobre sus espaldas las consecuencias de esta gran estafa capitalista? Pretender que sean los banqueros sin escrúpulos, los políticos corruptos y los especuladores financiaros lo que tengan que pagar la crisis que ellos mismo crearon no es ser radical, es ser honesto con la ciudadanía y coherente con tu propia idolología.

Por ello, la caverna mediática europea, la derecha neoliberal comunitaria, y todo el orden capitalista europeo en general, han puesto todas sus cartas sobre la mesa y están proyectando una asquerosa campaña de acoso y derribo contra este partido político, con el único fin de seguir sustentando su putrefacto sistema político-económico-social cueste lo que les cueste.

Esta es una oportunidad única que no solo la clase trabajadora griega no puede perder, sino que quizás el futuro de toda la clase trabajadora de la Unión Europea dependa del resultado de estos comicios. Un hipotético gobierno de izquierdas en Grecia, puede marcar el devenir político-económico de todos los pueblos de la Unión Europea.

Hoy más que nunca la Europa de los Pueblos tiene que hacer frente a la Europa de los banqueros, de los especuladores y de la derecha neoliberal.  Por el momento ellos nos van ganando, pero quizás a partir de este  domingo podamos invertir esta situación.

Desde aquí, solo me queda mandar todo mi apoyo y ánimo a los compañeros de Syriza y a la clase trabajadora griega en general.

¡El domingo a llenar las urnas griegas de votos rojos! ¡Ánimo Syriza! ¡No pasarán!

Durante el día de hoy la clase trabajadora española ha salido a la calle a lo largo de todo el Estado Español para manifestar su rechazo a la Reforma Laboral que quiere poner en práctica el ejecutivo de Mariano Rajoy. Medio millón de personas en Madrid, 400.000 personas en Barcelona, 50.000 personas en Sevilla, 40.000 personas en Gijón,  30.000 personas en Málaga, 12.000 en Pamplona-Iruña, y así hasta en más de 50 ciudades españolas.

El NO a la Reforma Laboral ha sido la consigna mas coreada por los cientos de miles de personas que hoy han salido a la calle a defender los derechos que la clase trabajadora española ve peligrar hoy en día.

Las movilizaciones que han sido convocadas por los sindicatos CCOO y UGT, han contado con el apoyo de otros sindicatos, de infinidad de asociaciones sociales, y de fuerzas políticas como Izquierda Unida (IU), Partido Comunista de España (PCE), o Izquierda-Ezkerra en el caso de Navarra.

En todas las manifestaciones se han podido observar infinidad de banderas republicanas a la par que se escuchaban consignas contra la Casa Real y contra sus antidemocráticos inquilinos.

Las bases sindicales y el grueso de la clase trabajadora han exigido hoy de forma unánime  a las direcciones sindicales la convocatoria de una Huelga General contra la Reforma Laboral del Gobierno Popular.

Esta brutal agresión a la clase trabajadora disfrazada de reforma laboral, únicamente busca abaratar el despido y dinamitar la negociación colectiva.

Con esta nueva vuelta de tuerca neoliberal, una de las máximas conquista de los trabajadores españoles como es  la indemnización  por despido improcedente de 45 días por año trabajado, será reducida a 33 días por año trabajado.

Esta reforma laboral permitiría a los empresarios despedir trabajadores de forma objetiva cuando sus ventas desciendan durante 9 meses consecutivos, sin importar que estas empresas sigan obteniendo beneficios.

Los expedientes de regulación de empleo (ERE) serán mucho más sencillos para las empresas, ya que con esta reforma laboral se suprimirá la exigencia administrativa de autorización previa de estas regulaciones de empleo.

El Gobierno de Mariano Rajoy otorgará más poder a las ETT para que estas puedan actuar como agencias privadas de colocación. Con esta medida los más perjudicados somos los jóvenes, a los cuales se nos precarizan más si cabe las condiciones laborales. Esta reforma laboral ahonda más aun la temporalidad y la inestabilidad laboral, y apuesta de forma indecente porque los jóvenes sigamos siendo becarios hasta los 30 años.

En definitiva, esta Reforma Laboral es una agresión a la clase trabajadora sin precedentes que hace retroceder los derechos de los trabajadores a la época de la dictadura franquista.

La clase trabajadora ya hemos manifestado hoy bien claro nuestro rechazo a la Reforma Laboral, y nuestra voluntad de obligar a rectificar al Gobierno de Mariano Rajoy a través de una Huelga General.

Ahora tienen que ser los dirigentes de CCOO y UGT los que tienen que tener la valentía y la honradez necesaria para convocar de forma inminente una Huelga General que obligue a rectificar al Gobierno del PP.

Vicenc Navarro, Juan Torres López y Alberto Garzón Espinosa en su libro Hay Alternativas, propuestas para crear empleo y bienestar social en España, realizan un breve análisis sobre las medidas neoliberales que nos ha llevado a la situación de crisis actual.

A lo lardo de las 221 páginas que conforman este libro, estos tres economistas rompen viejos mitos neoliberales y demuestran que otra forma de hacer economía alejada de los intereses de los especuladores financieros es posible..

Frente a las medidas económicas puestas en práctica por los gobiernos actuales, estos tres economistas denuncian que estas medidas (reformas laborales, privatizaciones, reducción de los impuestos a las rentas altas y del gasto social) son las que nos han llevado a la situación actual, y que lejos de mejorar la situación de la clase trabajadora, estas medidas únicamente van a conseguir ahondar más aun la brecha existente entre las distintas clases sociales, los que motivados por la usura y el capital crearon esta crisis y los que verdaderamente la sufren cotidianamente.

Con un estilo claro y directo, los autores de este libro analizan las causas y los efectos de la crisis, y aportan 115 propuestas concretas alejadas de los intereses de la patronal, de los banqueros, de los directivos de los bancos centrales y de los políticos a su servicio, encaminadas a mejorar la maltrecha situación económica.

En definitiva, esta es una obra con propuestas concretas que recoge el espíritu del 15M y la voz de todas las personas que ansían respuestas diferentes y que quieren remedios factibles para salir del abismo al que parecen abocadas.