Archivos de la categoría ‘14 de abril’

Referendum YALas formaciones políticas Izquierda Unida, Iniciativa per Catalunya Verds, Chunta Aragonesista, EQUO, Compromís, Confederación de Los Verdes, Alternativa Socialista, Izquierda Anticapitalista, Espazo Ecosocialista Galego, Batzarre, reunidas esta mañana en la sede del Ateneo de Madrid han acordado hacer pública esta declaración conjunta.

 La grave situación de crisis económica, social, ambiental y política que vive nuestro país ha propiciado la abdicación del monarca y el intento acelerado de imponer al pueblo otro rey, sin que la voluntad del pueblo sea tenida en cuenta.

El 70% de la población de este país no tenía edad de votar cuando en 1978 se aprobó la actual Constitución. Por eso exigimos que el pueblo, en el que reside la soberanía, hable y decida, a través de un Referéndum, si quiere Monarquía o República, si quiere Monarquía o Democracia, y apostamos decididamente por abrir un proceso constituyente donde todas las instituciones puedan ser elegidas por la ciudadanía.

Por ello, hacemos un llamamiento a las fuerzas políticas, sociales, culturales y a todos aquellos ciudadanos y ciudadanas que quieren ejercer su legítimo derecho a decidir cómo queremos gobernarnos, a reclamar juntos un Referéndum para que el pueblo decida e iniciar el camino a un país más justo, más democrático y más solidario.

 Así mismo queremos impulsar y apoyar cuantas movilizaciones e iniciativas populares tengan entre sus objetivos lo antes descrito y, especialmente, las convocadas para este fin de semana y para el próximo día 11 de junio cuando se debata el Proyecto de Ley de Abdicación.

Esta ‘Declaración del Ateneo’, firmada por las antedichas formaciones, queda abierta a cuantas fuerzas políticas, sociales, culturales, sindicales y personas quieran sumarse a ella.

En el Ateneo de Madrid, a 5 de junio de 2014

Anuncios

Abdicación.Ayer 2 de junio el antidemocrático Jefe de Estado Juan Carlos I anunció que abdicaba la Jefatura del Estado en favor de su hijo el Príncipe Felipe.

A penas una semana después del mayor golpe sufrido por el sistémico bipartidismo español, la más que controvertida monarquía borbónica anuncia un apaño de sucesión relámpago con el que intentar perpetuar una antidemocrática institución impuesta por el genocida Franco.

El Régimen surgido de la inacabada transición y apuntalado en la obsoleta Constitución de 1978 hace aguas por todos sus flancos, y la ciudadanía española no debemos dejar pasar esta oportunidad para hundirlo definitivamente. El paro, los desahucios, la destrucción de la sanidad y de la enseñanza pública, las tensiones territoriales, y demás problemas actuales son meros engranajes de todo un sistema coronado por la monarquía borbónica.

El Régimen y sus lacayos (PP y PSOE) pretenden cocinar una sucesión sin el más mínimo ápice de talante democrático, y como ya en su día hizo la dictadura franquista con Juan Carlos I, ahora se pretende endiñarnos otros 30 o 40 años de monarquía felipista.

De aquí a que se produzca la sucesión (se habla de entorno al 16 de junio), la ciudadanía republicana debemos marcarnos dos objetivos; la convocatoria de un referéndum vinculante en el que la ciudadanía elija entre Monarquía o República, y la creación de una Comisión de Investigación que audite a la institución monárquica y que esclarezca de donde y como ha amasado está su ingente fortuna.

El referéndum como tal únicamente es el medio por el que alcanzar nuestro verdadero fin, la III República. Una República que únicamente no debe ceñirse a un cambio de cromos de un Monarca por un Presidente de la República, sino que debe representar un verdadero cambio político, económico y social.

Al hablar de la III República debemos hablar de ella como alternativa anticapitalista y vía al Socialismo. La reivindicación republicana tiene hoy más vigencia que nunca, y únicamente a través de un Proceso Constituyente Republicano podremos construir un nuevo sistema que priorice los derechos e intereses de la ciudadanía a los de especuladores y a los de los mercados, en el que todos los ciudadanos sean iguales ante la ley y en el que existan verdaderos mecanismos de participación democrática, que garantice la educación, la sanidad pública y los servicios sociales a toda la ciudadanía sin importar su origen o situación legal, que a través de la nacionalización y de la planificación de los sectores estratégicos de la economía se garantice el empleo y la soberanía económico-financiera del Estado, que a través de un sistema federal garantice el derecho de autodeterminación y que de acomodo en una España republicana a las distintas regiones y naciones que conforman el Estado Español, que de forma efectiva garantice la laicidad del Estado y garantice el escrupuloso respeto de los derechos de creencia y culto de toda la ciudadanía, y en el que en definitiva dejemos de ser súbditos para convertirnos en verdaderos ciudadanos.

Estemos a la altura del momento histórico que estamos viviendo, mantengamos la movilización republicana hasta el último momento, y hagamos todo lo posible por conquistar la plena democracia que el fascismo nos quitó en 1936.

¡No a la sucesión monárquica!

¡Viva la República!

¡A por la Tercera!

El pasado sábado, como todos los 14 de abril desde 1931 los republicanos españoles conmemorábamos la proclamación de la II República Española. Durante toda la semana que precedía a la mencionada efeméride, centenares fueron los actos que homenajeaban a la II República,  a la par que reclamaban la III República como instauración definitiva de la plena democracia en el Estado Español.

En unas fechas en la que la actual monarquía borbónica tendría que hacer todo lo posible por hacer desistir a los españoles en nuestros ideales y convicciones republicanas, el patetismo del absolutismo juancarlista no ha hecho sino darnos la razón públicamente de lo innecesario de su existencia y a la par que ridiculizaba más si cabe su antidemocrática imagen.

PocoS días antes del 14 de abril, el anuncio de que Froilán (uno de los hijos de la infanta Cristina y Jaime de Marichalar, y a su vez nieto del rey), se había disparado así mismo en el pie con un arma de fuego no permitida para su edad, nos hizo recordar a los españoles el oscuro episodio en el que el actual monarca español mato a su hermano de un disparo mientras jugaban con armas de fuego.

La desdichada coincidencia entre abuelo y nieto, resalta la afición de los niños borbones por jugar con armas de fuego en vez de divertirse como el resto de los niños de su edad jugando con juguetes apropiados para su edad.

En el caso de Froilán, rápidamente se supo que su estado de salud no corría peligro, y que el disparo había sido efectuado por sí mismo con un arma que no le estaba permitido usar debido a su corta edad. El Defensor del Menor no tardo en recordar públicamente a los Borbones de que las armas de fuego no son el divertimento idóneo para un niño como Froilán, por muy nieto del rey que sea. Al día siguiente de producirse la antimonárquica autolesión, los medios de comunicación comunicaron que la Guardia Civil se había hecho cargo de la investigación del suceso, y que Jaime de Marichalar se enfrentaba  a una fuerte sanción económica, ya que en el momento del disparo su hijo se encontraba bajo su tutela.

En un primer momento, el exyerno del rey afirmo a la Guardia Civil que el accidente se había producido mientras el niño se encontraba realizando prácticas de tiro en una finca de la familia, pocos días después, hemos sabido que este señor a cambiado su declaración, y que ahora afirma que el accidente se produjo cuando su hijo se encontraba limpiando el arma. A este paso, no es extrañar que este señor acabe argumentando que se traro de una conspiración judío-masónica-republicana la que intento acabar con el pie del nieto del rey.

Cuando todo parecía indicar que la anécdota de Froilán iba  a ser la comidilla graciosa del 14 de abril, el propio 14 de abril se conoció la noticia de que Juan Carlos I Rey de España se había roto la cadera mientras se encontraba en  Botsuana cazando elefantes. 

El mismo monarca que hacía tan solo unas semanas afirmaba públicamente que todos los españoles teníamos que arrimar el hombro para sacar al país de la crisis, se encontraba en África disfrutando de un lujoso safari. La hipocresía del Borbón no solo queda ahí, ya que este impresentable señor que se divierte asesinando animales exóticos es a la par presidente de honor de la ONG WWF la cual dedica sus esfuerzos a la preservación del medio ambiente y a la protección de especies animales en peligro de extinción.

Este viaje no se puede calificar sino de total vergüenza e impresentable afrenta a la ciudadanía de un país que cuenta con casi 5 millones de parados. Ante las críticas suscitadas de todos los lados y colores (hasta en el PSOE se han escuchado voces pidiendo la abdicación del antidemocrático Jefe del Estado Español), la Casa Real no tardo en escudarse en que este se trataba de un viaje privado, y de que en todo momento Mariano Rajoy estuvo informado del mismo. Ante esto, muchas han sido las voces que han preguntado como Mariano Rajoy puede permitir que este señor se de estos caprichos con dinero de las arcas públicas del Estado en una situación de brutal crisis económica como la actual.

Cayo Lara (coordinador federal de IU) ha anunciado hoy en una rueda de prensa después de criticar lo que considera una falta de ética total por parte de la Casa Real, no sólo por este episodio, sino por otros comportamientos que, a su juicio, están perjudicando a la marca España en el exterior, que su grupo parlamentario exigirá al gobierno que aclare con cargo a que partidas se ha sufragado este capricho del rey.

Como muy bien se está señalando desde la izquierda política de este país, la desvergüenza y el patetismo de Juan Carlos I y toda su tribu está haciendo más por la instauración de la III República que todos los republicanos españoles juntos. Desde aquí lo único que toca es desear que tanto el monarca como su numerosa familia sigan con su habitual actitud y comportamiento, para que junto con el esfuerzo  y trabajo de los republicanos logremos jubilar a estos vividores cuanto antes.