Archivos para octubre, 2012

La izquierda (me refiero a la anticapitalista, no a la que es una pieza del capitalismo neoliberal) apuesta por que Cataluña, Euskadi y Galicia se constituyan como Estados soberanos y, por lo tanto, con derecho de autodeterminación. Así se ha visto en el Congreso de los Diputados cuando Izquierda Unida ha apoyado la cesión de la competencia sobre referéndums a Cataluña, junto a los partidos nacionalistas. Hasta ahí mis afinidades con las derechas catalanas, vascas y gallegas. El resto del artículo se dedica a las discrepancias.

En primer lugar, lo táctico. CiU, en plena crisis, plantea que la situación económica que atraviesa Cataluña es por causa de sus relaciones con España. Estos señores de CiU han apoyado todas las propuestas del capitalismo español y europeo: Tratado de Maastricht, Tratado de Lisboa, Reforma Constitucional de Agosto de 2011 (para pagar las deudas antes que la sanidad y la educación). Asimismo, han apoyado todas las reducciones de impuestos al capital: eliminación del Impuesto de Patrimonio, deducciones a los Impuestos de Sociedad, creación de las SICAV y la venta de empresas públicas rentables y generadoras de ingresos para el Estado. De aquellos polvos vienen estos lodos. El Estado, tanto central como autonómico, incluida Cataluña, no generan suficientes ingresos y es una de las causas del incremento del déficit público. Ahora culpan a España en general (pero no a las clases dirigentes de España), de que Cataluña no tiene dinero. Estos mismos nacionalismos de derechas han sido avanzadilla de los recortes en sanidad y educación en Cataluña, con una dureza a veces más implacable que la del PP. Ahora se envuelven no sólo en la Senyera sino en el antiespañolismo para tapar su corresponsabilidad en la situación actual. Es muy antiguo que los explotadores echen las culpas a otros en momentos de crisis (judíos, inmigrantes…). Así, no se habla de la crisis-estafa, de los parados, del hambre, ni en los medios catalanes ni en los españoles: ¡cómo coinciden en sus intereses!

Pero vayamos a la estrategia. Hoy existe una oligarquía financiera mundial, que maneja fondos financieros a veces superiores al PIB de muchos Estados. En Europa esas oligarquías financieras controlan las instituciones y colocan a las personas que las dirigen: Draghi, Barroso, Almunia, y a veces ponen directamente a los jefes de Gobierno, como en Italia o anteriormente en Grecia. En España las empresas del Ibex 35 son un gobierno en la sombra, y están compuestas en buena parte por burguesía de esas mismas naciones periféricas: Banco de Bilbao, Caixa, Iberdrola, etcétera.

Para enfrentarse a ese enemigo que pretende recortar los salarios y los derechos conseguidos a lo largo de los años, los trabajadores deben abanderar las luchas nacionales, en vez de permitírselo a esas burguesías. Y además unirse con toda la clase obrera, que al final es única, en la lucha, con huelgas generales a nivel de España y Europa. Y mantener en lo concreto aquello que les une, como es la caja única de la Seguridad Social, que es el más apetitoso negocio de esa banca sin patria que pretende primero su descentralización y luego su privatización.

Otra diferencia entre las burguesías nacionalistas y los intereses de la clase obrera respecto a un Estado soberano, es que a ésta última le interesa que el derecho de autodeterminación se extienda a lo económico y lo social, para que el pueblo decida no sólo sobre la unión o no a España, sino sobre si acepta los recortes y las políticas neoliberales. Es casi seguro que esas derechas nacionalistas que claman por el derecho de autodeterminación, se negarían a que el pueblo determinara la política económica en un referéndum. También es contradictorio que apuesten por la soberanía frente a España, pero no discuten la cesión de soberanía a instituciones no democráticas como las europeas, que pretenden imponer las decisiones del capitalismo (lo que se está llamando la gobernanza), sin pasar por la decisión popular. Por eso solamente la clase obrera puede encabezar la liberación real de los pueblos, que para ser auténtica debe acabar con el sistema capitalista, causante de la crisis, de la miseria del enfrentamiento entre pueblos, de las guerras, y apostar por el socialismo del siglo XXI.

La propuesta, desde la soberanía de los Estados, pasa en España por una República Federal que haga frente a esas oligarquías, apostando por la amistad y la solidaridad de los pueblos. Federalismo que parte de la libre decisión, para acordar cómo debe ser el nuevo Estado, qué competencias se adjudican al Estado Federal y cuáles se mantienen en los Estados federados. Garantizando siempre la igualdad en derechos y deberes de la ciudadanía. Una República española de los pueblos, de los trabajadores, laica, con participación democrática, que ponga la economía al servicio del pueblo, heredera de aquella que se enfrentó al fascismo y que nada tiene que ver con la España de la monarquía, del 12 de octubre, del nacional-catolicismo, y del “Una, Grande y Libre”.

 

MAITE MOLA Y PACO JIMÉNEZ, PCE-EPK E IUN-NEB

Anuncios

El próximo domingo vuelven a tener lugar elecciones autonómicas en dos comunidades del Estado Español. Esta vez son Galicia y Euskadi las comunidades que acudirán a las urnas para dilucidar cuál será su futuro político durante los próximos cuatro años.

Por una parte, en Galicia, tierra de caudillos y feudo histórico de la derecha política, por primera vez se presenta una coalición de izquierdas compuesta por Esquerda Unida (la marca gallega de IU), ANOVA y EQUO entre otros. Esta nueva coalición electoral pretende irrumpir por primera vez en el Parlamento Gallego, para dar voz y llevar a las instituciones a la clase trabajadora gallega. En una tierra en la que las caciquiles políticas de PP, la corrupción de la falsa izquierda representada por el PSOE y el nacionalismo del BNG han sido la nota monótona en la política durante décadas, por primera vez parece que la Izquierda real puede llegar a las instituciones, y esa Izquierda no es otra que Alternativa Galega de Esquerdas.

Por otra parte, en Euskadi tras un fallido Gobierno del PPSOE, se presentan unos comicios que parecen ser centrados en la cuestión nacional. Por un lado el bloque españolista formado por PP y PSOE se centran en cargar contra el nacionalismo vasco, y por otra lado el bloque nacionalista formado por PNV y BILDU los cuales espoleados por la resaca nacionalista de Catalunya se centran en intentar engañar a la ciudadanía haciéndoles creer que su único enemigo no es otro que el Estado Español. Dejando de lado la estúpida y en estos momentos irrelevante cuestión nacional, defendiendo los derechos y los intereses de los parados, de los desahuciados, de los jóvenes sumidos en la precariedad y de la clase trabajadora vasca en general, se presenta por primera vez Ezker Anitza-IU. Ezker Anitza, la cual hay que recordar que es la única referencia de Izquierda Unida en el País Vasco, a pesar de contar con la ha habitual manipulación mediática en su contra,  haciendo caso a las encuestas parece que contara con más de un representante en el Parlamento Vasco.

Aun no hay nada hecho ni en Galicia ni en Euskadi, por ello el próximo domingo rebélate y llena las urnas de votos de izquierdas.

¡VOTA ALTERNATIVA GALEGA DE ESQUERDA, VOTA EZKER ANITZA-IU!

Chávez vs Capriles.

Publicado: octubre 6, 2012 en Hugo Chávez, Uncategorized, Venezuela

Venezuela celebra mañana domingo unas elecciones presidenciales de gran trascendencia para el futuro del país y de la región. Hugo Chávez, actual presidente y líder de la revolución bolivariana, se enfrenta a una oposición reagrupada en la denominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), cuyo candidato a la presidencia es Henrique Capriles Radonski. Será la decimocuarta cita de los venezolanos con las urnas en los 13 años de gobierno de Hugo Chávez.

La lluvia de encuestas en Venezuela indica que con alta probabilidad Chávez será reelegido. Algunas de las encuestadoras más prestigiosas del país, como Datanálisis, Hinterlaces o GIS XXI, otorgan a Chávez una ventaja que oscila entre dos y casi 20 puntos respecto a la candidatura opositora, dependiendo de la orientación del voto de los indecisos. Pese a ello, son numerosos los medios internacionales que auguran un empate técnico entre ambos contendientes.

La campaña electoral, iniciada el pasado 1 de julio, ha estado muy polarizada entre dos visiones antagónicas de gobierno y de sociedad: por un lado, el socialismo bolivariano del siglo XXI defendido por Chávez y respaldado por los partidos y movimientos sociales agrupados en el Gran Polo Patriótico; por otro, el programa de corte liberal defendido por Capriles, representante de la burguesía y de los tradicionales sectores oligárquicos del país, quien apuesta por una mayor descentralización en el ejercicio del poder político, así como por una sustancial reducción del peso del sector público en la economía.

La principal fortaleza de Chávez de cara a los comicios deriva de las políticas de inclusión económica y social aplicadas a lo largo de sus trece años de gobierno. El empleo de los ingresos petroleros para impulsar la lucha contra la pobreza y la exclusión social a través de las denominadas Misiones Sociales, ha sido uno de los ejes vertebradores de la política gubernamental. Estas misiones funcionan en áreas como salud, educación, alimentación, energía y vivienda.

Tal y como señala Ignacio Ramonet, prestigioso periodista y director de Le Monde Diplomatique, “el gobierno bolivariano ha generalizado la sanidad y la educación gratuitas; ha multiplicado la construcción de viviendas; ha elevado el salario mínimo (el más alto de América Latina); ha concedido pensiones de jubilación a todos los trabajadores (incluso a los informales y a las amas de casa) y a todos los ancianos pobres aunque nunca hayan cotizado; ha mejorado las infraestructuras de los hospitales; ofrece a las familias modestas alimentos, mediante el sistema Mercal, un 60 % más baratos que en los supermercados privados; ha formado técnicamente a millones de trabajadores; ha reducido las desigualdades; ha rebajado en más del triple la pobreza extrema…”. Según la CEPAL (Comisión Económica para América Latina), la pobreza general, que en 1998 era de un 60%, ha disminuido a un 27%, mientras que la pobreza extrema, de un 25 % en 1998, ha bajado a un 7%.

el sueño de bolívar Uno de los pilares de la acción gubernamental ha sido el desarrollo de una impresionante política educacional, que ha colocado a Venezuela en el quinto lugar mundial en cuanto a número de estudiantes matriculados en educación superior, superando a países como Estados Unidos, China, Francia o España. En el año 2005, la UNESCO reconoció este esfuerzo educador y declaró a Venezuela como país libre de analfabetismo.

A lo largo de los últimos meses, la Gran Misión Vivienda Venezuela se ha convertido en uno de los programas sociales estrella del gobierno bolivariano. Esta misión busca cubrir el importante déficit habitacional existente en el país y plantea como meta la construcción de más de dos millones de viviendas hasta el año 2017. Hasta el momento, han sido más de 250.000 las viviendas entregadas, en su mayoría a personas de bajos recursos.

La apertura de espacios para la participación ciudadana ha sido otra de las notas características de la revolución bolivariana. A lo largo y ancho del territorio venezolano, las comunidades se encuentran organizadas en Consejos Comunales a través de los cuales es la propia comunidad la que formula, ejecuta, evalúa y controla las políticas públicas. Se trata de un nuevo paradigma para el ejercicio de la democracia, en la que ésta no se limita al sufragio, sino que se trata de un continuo ejercicio de participación y de construcción social desde la base, en el marco de una democracia participativa y protagónica.

La gran repercusión mediática que Venezuela ha adquirido desde la llegada de Chávez a la presidencia deriva en buena medida de su enorme potencial energético. Actualmente, el país cuenta con las mayores reservas probadas de petróleo del mundo, estimadas por la British Petroleum en 296.500 millones de barriles, lo que representa el 18 % de los recursos mundiales de crudo. Que Venezuela haya pasado a manejar sus recursos naturales de forma soberana, ha contribuido a su desarrollo económico y social y ha permitido poner en marcha iniciativas como Petrocaribe, que permite el suministro de petróleo a países del Caribe en condiciones muy ventajosas.

La salida de Venezuela del FMI y del Banco Mundial, y el impulso a la integración latinoamericana, a través de organismos como el ALBA, la UNASUR o la CELAC, ha propiciado un cuestionamiento de la hegemonía estadounidense en la región y ha contribuido a la configuración de un nuevo mapa político latinoamericano. Este esfuerzo integracionista explica que para buena parte de las organizaciones sociales y partidos de izquierda del continente, Chávez encarne el viejo sueño de Bolívar de la creación de la Patria Grande.

seguridad e impunidad En una frenética campaña, la oposición agrupada en la MUD ha tratado de explotar la imagen de un Capriles moderado, continuador en cierta medida de los programas sociales del gobierno actual, todo ello con el objetivo de atraer a los sectores populares, en los que claramente domina Chávez. En su recorrido por buena parte del territorio nacional, Capriles ha criticado con dureza la inseguridad, así como los altos niveles de violencia e impunidad, que son sin duda algunos de los principales problemas de la realidad venezolana. Para la Mesa de la Unidad Nacional, las políticas de seguridad ciudadana implementadas durante los últimos 13 años han estado plagadas de “improvisación” e “inefectividad”. De ahí deriva la propuesta de crear un Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana que involucre a todas las instituciones del Estado que participen en la lucha contra la delincuencia.

La explosión de la refinería de Amuay (estado Falcón) el sábado 26 de agosto, dejando un saldo de más de 40 muertos y decenas de heridos, ha generado toda una oleada de críticas contra la supuesta ineficiencia del gobierno central a la hora de gestionar un recurso estratégico para la economía venezolana como lo es el petróleo.

Por otra parte, Capriles ha anunciado algunas de las medidas que tomará a lo largo de sus 100 primeros días de gobierno en el caso de llegar a Miraflores. Entre ellas destaca la promesa de aumentar el salario mínimo a 2.500 bolívares (actualmente está en 2.047). Para combatir el desempleo, ha presentado el Plan Empleo Para Todos, que tiene como meta la creación de más de 3 millones de nuevos puestos de trabajo a lo largo de los 6 próximos años. Esta ambiciosa propuesta se ha visto acompañada de reiteradas denuncias a los obstáculos que en el país impiden el desenvolvimiento de la empresa privada. Para la MUD, el “gobierno debe ser un orientador y no un controlador”. Esto supone un claro distanciamiento respecto a la política de nacionalizaciones y expropiaciones impulsadas por el gobierno de Chávez.

Serán dos propuestas antagónicas las que se enfrenten en estas elecciones. Los cerca de 19 millones de venezolanos llamados a las urnas contarán, según el expresidente norteamericano Jimmy Carter, con “el sistema electoral más confiable del mundo”. El resultado, mañana 7 de octubre.

Aitor Lekunberri Iribarren. Economista y Estudiante de la Universidad Bolivariana de Venezuela.