Estos días se cumplen 81 años de que en 1931 se proclamara en este país la Segunda República Española de forma libre, pacífica y democrática. Fue la ciudadanía española quien ansiosa de libertad decidió prescindir de la casposa monarquía de Alfonso XIII tras unas elecciones locales celebradas pocos días antes.

Al hablar de la II República Española hay que señalar que este breve pero intenso periodo fue la última experiencia plenamente democrática vivida en este país. Desde que en 1936 los fascistas se sublevaran contra la libertad y la democracia, en este país convivimos primero con una sangrienta dictadura militar, después con una falsa democracia llamada monarquía parlamentaria, y en la actualidad combinando al heredero del dictador con una dictadura financiera en la que agentes externos reforman nuestra constitución, imponen brutales recortes y neoliberales reformas, y llenan sus bolsillos jugando y especulando con nuestra economía.

En estos momento en los que el Gobierno del señor Rajoy ha recortado un 60% las partidas económicas vinculadas a la Memoria Histórica, es un deber de toda la ciudadanía de este país seguir reclamando verdad, justicia y reparación para todas las personas víctimas del genocidio franquista. 81 años después aun se cuentan por miles los héroes anónimos enterrados en cualquier cuneta de nuestra geografía, mientras la barbarie sigue siendo honrada en calles y en grotescos monumentos.

Los republicanos no nos contentamos con admirar y recordar el pasado, sino que día a día denunciamos lo corrupto y antidemocrático del sistema actual, a la la par que trabajamos por acercar ese sueño llamado III República. Una III República en la que todas las personas gocen de los mismos derechos y deberes y sean verdaderamente iguales ante la ley, y en la que ningún ciudadano sea discriminado por cuestión de raza, sexo, creencia o religión. Una República en la que toda la ciudadanía tenga garantizado el acceso a educación y sanidad pública, laica, gratuita y de calidad, y en la que la economía esté al servicio de la ciudadanía y no al de los mercados financieros. Una República democráticamente participativa que establezca mecanismos e instrumentos que garanticen la verdadera participación ciudadana en la vida política y que a su vez establezcan transparencia institucional. En definitiva, una III República que abandere los principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad, que regenere totalmente el colapsado sistema actual, y que lleve a la ciudadanía española a la vanguardia democrática.

Como todos los abriles, los republicanos seguiremos saliendo a la calle para honrar y recordar a los héroes que dieron su vida por defender la libertad, la democracia y la legitimidad de la II República, y a su vez para reclamar de una vez por todas la instauración de la plena democracia en este país.

¡Viva la República! ¡Salud y a por la III!

Publicado en el Diario de Noticia de Navarra el 10/4/2012 http://www.noticiasdenavarra.com/2012/04/10/opinion/cartas-al-director/esperanza-tricolor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s