Justo cuando hoy se conmemora el 33º aniversario de la despenalización de la homosexualidad en España, vuelve a resurgir el rancio debate que enfrenta a la Iglesia Católica y al movimiento LGTBI.

Esta vez ha sido el papa Benedicto XVI quien ha espoleado la polémica gracias a unas bochornosas declaraciones en las que entre otras lindeces afirmaba entre líneas que las bodas homosexuales amenazan a la humanidad.

Este santo señor que segundos después de tan homofobas declaraciones se refirió a la libertad religiosa como “el primero de los derechos humanos”, desprecia continuamente los derechos de millones de homosexuales, muchos de los cuales a buen seguro profesan la misma religión que el abandera.

Las reacciones no han tardado en surgir y La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) ha pedido hoy en un comunicado, un “mayor respecto” hacia las personas LGTB y ha solicitado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que lleve a cabo una condena explícita de las manifestaciones del papa. Además, anuncia que volverá a solicitar una reunión con la Conferencia Episcopal Española para denunciar “el acoso permanente de la jerarquía católica” y la situación de “discriminación” que viven las personas LGTB en muchas comunidades católicas.

Por otra parte, el Área de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual (ALEAS) de IU ha afirmado que es necesaria una rectificación pública de de los representantes eclesiásticos, así como “una condena firme y unánime de las instituciones democráticas”. Para Izquierda Unida, los “repetidos ataques” de la jerarquía católica ponen de manifiesto la posición de una organización que califican de “retrógrada, caduca, intolerante y antidemocrática” y se encuentran en “perfecta conexión” con la postura del PP. En este sentido, IU opina que la igualdad social no será efectiva mientras el Estado no sea “libre de imposiciones religiosas”, por lo que ha reclamado la ruptura de los acuerdos entre el Estado Español y el Vaticano.

Hoy en día con el PP en el Gobierno son muchas las voces que alertan de la posible persecución que van a sufrir las personas homosexuales en cuanto a sus derechos individuales se refiere; matrimonio, adopción, etc.  Por todo el mundo es conocida la más que demostrada homofobia anidada en lo más profundo del ideario pepero, su posición institucional en cuestiones como el matrimonio homosexual no deja lugar a duda.

En la actualidad, parce ser que muchas personas aun son incapaces de aceptar y reconocer los derechos del colectivo LGBI. Que a título personal haya aun personas que hagan públicamente afirmaciones como las del papa de Roma se antoja ridículo e inculto, pero que sean instituciones o personajes públicos como Benedicto XVI es totalmente inadmisible, y más aun siendo el máximo representante de una confesión religiosa.

Por todo esto es más que imprescindible que este señor rectifique lo antes posible sus bárbaras afirmaciones, y que el propio Estado Español rompa relaciones con cualquier tipo de ente u organización que haga gala de la más mínima homofobia de forma inmediata, empezando por los absurdos y antidemocráticos Concordatos del Estado Vaticano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s