¿Estado aconfesional?

Publicado: diciembre 8, 2011 en Aconfesionalidad, Constitución, Democracia, Franco, Iglesia Católica, Libertad, República, Uncategorized

Otro año más nos ruborizamos al comprobar que en el calendario laboral hoy día 8 de diciembre aparece como festivo. Y no porque seamos unos apasionados del trabajo, sino porque se trate de una festividad como la Inmaculada Concepción.

Dejando de lado la ya mencionada (y en mi opinión poco creíble) concepción en sí, ¿Cómo es posible que sea festivo tal día en pleno siglo XXI en un país desarrollado y que se presume aconfesional como el nuestro?

El estado español se auto considera aconfesional, ¿pero qué hay de cierto en ello?, acudamos a la Constitución Española.

Artículo 16 de la Constitución Española:

1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.

2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.

3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

Al leer el artículo anterior yo me cuestiono que hay de aconfesional en una Constitución que afirma que ninguna confesión tendrá carácter estatal, y punto y seguido reconoce las relaciones de cooperación con la Iglesia Católica.

Esta confesionalidad encubierta deriva de una guerra civil y de una dictadura fascista en las cuales la jerarquía de la Iglesia Católica fue pieza imprescindible en la comprensión del régimen imperante. En primer lugar, la Iglesia Católica califico de Santa Cruzada una guerra en la que tomo parte por el bando que se alzo contra la libertad y la democracia, y después, la misma tuvo un papel clave tanto en la represión como en la propia dictadura franquista, paseando durante décadas al dictador bajo palio.

Una vez liquidada la dictadura fascista, en la fallida transición, la ciudadanía española no supo romper con los poderes facticos, por lo que la Iglesia Católica aun sigue campando a sus anchas por el estado español (inmatriculaciones y ley hipotecaria, cruz en la declaración de la renta, etc.).

En definitiva, la supuesta aconfesionalidad del estado español queda en entre dicho simplemente mirando el calendario laboral, donde la práctica totalidad de los festivos corresponde a festividades religiosas.

A mi juicio es incomprensible que aun no se haya declarado la total laicidad del estado español, o que aun no se haya prohibido la colocación de cualquier símbolo religioso (crucifijos, imágenes o estampas) en cualquier institución o edificio público (ayuntamientos, colegios, etc.). Pero más inaceptable me parece que aun se siga ofreciendo la religión como asignatura en la educación pública.

Hoy en día son millones los españoles que profesan otra religión que no sea la católica o que simplemente somos ateos, por lo se antoja imprescindible que avancemos hacia la total laicidad del estado español como forma de garantizar la plena igualdad entre todos los ciudadanos o como forma de regenerar esta débil democracia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s