Archivos para noviembre, 2011

Como su propio título apunta, en este libro de Antonio Sanabria Martín, Luis Buendía García, Nacho Álvarez Peralta, Ricardo Molero Simarro y Bibiana Medialdea García, se nos explica quiénes son los famosos mercados y cómo nos gobiernan.

A lo largo de las casi cien páginas que componen este libro, estos cinco economistas nos ofrecen una visión de la situación económica actual bastante diferente de la que estamos acostumbrados a escuchar de boca de los políticos y de los economistas neoliberales.

Sin ningún pelo en la lengua y con una prosa clara y concisa, los autores de esta trabajo explican al lector quienes son los mercados, el porqué las agencias de calificación tienen tanto poder, cual ha sido el papel de las entidades financieras en la crisis actual, o porque sobrevuelan las amenazas sobre la economía Española no siendo su deuda pública muy elevada.

Como nota curiosa, en este libro se apunta que la deuda pública española representa el 60% del PIB (cifra que cumple con el límite del 60% del PIB marcado por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE), mientras que la deuda pública de países en teoría mejor situados económicamente que el nuestro como Alemania o Francia asciende al 83% y al 81% del PIB respectivamente, y en países peor situados económicamente que el nuestro estas cifras ascienden hasta 93% del PIB en Portugal, hasta el 96% del PIB en Irlanda o hasta el 143% del PIB en Grecia.

En definitiva, en el libro Quiénes son los Mercados y cómo nos gobiernan, se nos ofrece otra visión de la situación de la economía actual, y también se nos demuestra que hay otra forma de hacer políticas económicas y que una salida social justa y sostenible de la crisis es posible.

La Comisión de Expertos que impulso el Gobierno de Rodríguez Zapatero para estudiar la situación del Valle de los Caídos ha recomendado exhumar los restos del dictador fascista Francisco Franco, ya que este no falleció en el conflicto bélico sino que falleció tras décadas de cruel genocidio.

Esta comisión cree conveniente entregar los restos del dictador a su familia para que esta los deposite en el lugar que crea digno y adecuado (se rumorea que la familia Franco vería con buenos ojos trasladar los restos al Palacio del Pardo).

Por el contrario, los ya citados expertos no creen conveniente sacar los restos de Primo de Ribera del valle, ya que este si falleció en el conflicto bélico, por lo que aconsejan que sus restos se mantengan en el valle pero sin ningún tipo de honor para igualarlo con los más de 33.000 cadáveres que reposan en el valle (en su mayoría republicanos asesinados o fallecidos en las labores de construcción de tan cruel mausoleo).

En el documento emitido por esta comisión, se reconoce que en la actualidad este mausoleo honra más (en mi opinión únicamente) a los caídos de un bando, por lo que también aconsejan “una potente intervención artística con un memorial que recuerde a todos los fallecidos en la guerra”. Allí deberían inscribir los nombres de los muertos. Asimismo se ha planteado abrir un centro de interpretación en el que se explique por qué se creó el Valle, quién lo hizo, y quién y cómo lo construyó. Es decir, una zona en la que se narre “la historia y el sentido del monumento”.

Se trata en definitiva, de “construir, no destruir”. En este contexto se enmarca la decisión de no cambiar el nombre del Valle de los Caídos al conjunto, ya que sería una medida “hasta cierto punto exótica”.

Por otra parte, desde el Foro por la Memoria se ha criticado que tanto el Gobierno como esta comisión trata de mantener el tópico franquista de que los dos bandos eran iguales.

José María Pedreño, presidente del Foro por la Memoria, en representación de su asociación defiende la siguiente hoja de ruta:

  •  Trasladar los restos tanto del dictador Francisco Franco como del fundador de la Falange José Antonio Primo de Rivera.
  •  Identificar a los represaliados que fueron enterrados en el Valle de los Caídos. “Si hay voluntad de hacerlo, se puede. Te lo digo yo, que he participado en muchas exhumaciones”, asegura Pedreño.
  •  Desacralizar el lugar, expulsando a la orden benedictina y desmantelando la cruz, que “representa al nacionalcatolicismo”. Además, Pedreño no entiende “por qué hay que negociar con la Iglesia, tratándose de un edificio del Estado”.
  •  Reconvertir el Valle en un memorial democrático, en el que se cuente lo que fue la II República y el golpe de Estado de 1936.

En mi opinión, creo que desde la Comisión de Expertos nombrada por el Gobierno quedan varios interrogantes por resolver como que pasara con la gran cruz que corona el valle, o que pasaría si la Iglesia Católica no accede a exhumar los restos del dictador (ya que es ella propietaria de la basílica en la que se encuentran los restos y la que ahora mismo tiene el balón en su tejado).

En definitiva, parece que esta comisión trata de pasar página igualando a los vencedores y a los vencidos, olvidándose que únicamente fue un bando el que defendió la libertad, la democracia y la legitimidad de la II República Española. Hagamos de una vez por todas una verdadera transición e intentemos reconocer y reparar a las víctimas del genocidio franquista.

En el Congreso de los Diputados hoy ha tenido lugar un hecho sin precedentes. Hoy a acudido una avanzadilla del nuevo grupo parlamentario de IU a renunciar al plan de pensiones con seguro de accidentes y de vida incluido, que se les ofrece desde el Congreso de los Diputados.

Hoy han sido Cayo Lara (Coordinador General de IU y nuevo diputado por Madrid) y Alberto Garzón (diputado electo por Málaga), quienes han decidido de forma voluntaria renunciar a los privilegios mencionados. Estos dos nuevos diputados han comentado que aunque se trate de un hecho voluntario y que no haya ninguna directriz del partido al respecto, probablemente el resto de diputados de su grupo parlamentario haga lo propio en los próximos días.

En estos tiempos en que todos los políticos parecen estar purgados por la opinión pública, se demuestra que aun hay políticos íntegros y con vocación de servicio a la ciudadanía, que no buscan ningún tipo de beneficio o lucro en la práctica política.

En tiempos de crisis económica como los actuales, es mucho más frecuente que algunos políticos pidan austeridad a la población mientras ellos se suben sus dietas o sus emolumentos (valga la señora Barcina, Presidenta del Gobierno de Navarra como ejemplo), en vez de predicar ellos mismos con el ejemplo.

Hechos como los acontecidos hoy no tendrían que ser noticia, sino una práctica habitual de regeneración política. Pero aun así, felicitemos a Cayo Lara y a Alberto Garzón por su coherencia política y por la lealtad hacia sus principios.

Tras Lodosa, Sartaguda, Mendavia y Cárcar, Cáseda es el quinto municipio navarro en cuanto a proporción de asesinados en la Guerra Civil. La escalofriante cifra de asesinados asciende a más de 51 (51 documentados, pudiendo ser más aun los asesinados indocumentados).

Entre los más de 51 asesinados hubo agricultores, obreros, sindicalistas e incluso el párroco de pueblo, el cual fue ajusticiado por denunciar ante el Obispado los primeros fusilamientos que tuvieron lugar en su pueblo. A Eladio Celaya, el desmarcarse de la línea golpista de la Iglesia Católica y su tradicional apoyo y colaboración con las clases humildes de su pueblo, le costó la vida. El 19 de septiembre de 1936 la familia del párroco recibió un féretro herméticamente cerrado en el cual estaban depositados sus restos (alguna versión cuenta que aquel párroco pudo ser decapitado).

Con este libro, Andrea Aiape pretende homenajear a los más de 51 casedanos asesinados y dejar constancia de su historia en un material para el futuro.

Para realizar este libro de 230 páginas plagadas de documentación, fotografías y testimonios, Andrea Aiape conto con el testimonio de familiares directos de los asesinados como Pilar García, hija de Antero García, fundador y presidente de la UGT local de su pueblo.

Antero García fue detenido por la Guardia Civil el 19 de julio, y el 4 de diciembre del mismo año fue fusilado. Aquel hombre que prestaba infinidad de libros a sus vecinos para que estos los leyese, fue fusilado por el único motivo de pertenecer a la órbita de la izquierda casedana. Su hija aun recuerda el coraje de su madre, y como tanto ella como otras casedanas fueron rapadas y obligadas a ir a misa para regocijo de los fascistas. Aun y todo, esta mujer no habla de venganza ni mucho menos, “porque entonces sería igual que ellos”.

Desde aquí deseemos suerte infinita a Andrea Aiape y a su libro Kaseda 1936 Cáseda, un buen ejemplo más de la barbaridad acontecida en este país.

La palabra República proviene del latín res publica (cosa pública).  Como su propio nombre indica, la República es algo público, la república es sinónimo de Plena democracia, ya que en una República todos los ciudadanos y ciudadanas son iguales ante la ley, sin importar el sexo, la raza, las creencias religiosas, o el origen o nacimiento del mismo.

Este es un sistema plenamente democrático ya que en él, cualquier ciudadano puede aspirar a formar parte de cualquier ente político-administrativo (incluida la Jefatura del Estado), sin cortapisas alguno, siempre y cuando el individuo en cuestión cuente con el apoyo suficiente del resto de la población.

En la República, el máximo representante de la misma es el Jefe del Estado o Presidente de la República, y este ha de ganar unas elecciones democráticas en las cuales la población le respalde democráticamente, cosa impensable en una monarquía, en la cual el Jefe del Estado es decidido por gracia divina, por herencia familiar, o por imposición fascista como en el caso del Estado Español.

Para Aristóteles, los tres pilares fundamentales que tenían que sustentar una República eran; la división de los poderes, la participación activa de los ciudadanos en la política y la representación de todas las clases sociales dentro de las instituciones de gobierno con iguales atribuciones y supremacía de ninguna.

En definitiva,  creer en la República es creer en la libertad, en la igualdad y en la solidaridad, soñar una República, es soñar una sociedad mejor.